El arquitecto dominicano José Enrique Delmonte. :: L. V.
Sociedad

José Enrique Delmonte repasa la historia de la arquitectura urbana de Santo Domingo

El arquitecto y docente dominicano participa en la cuarta sesión del ciclo 'Ultramar' del Colegio de Arquitectos

CÁDIZ.Actualizado:

El influjo español y después el norteamericano han marcado la arquitectura de la capital de República Dominicana. El estilo colonial de los españoles dejó paso a partir del siglo XIX a una búsqueda de materiales adaptados al clima tropical. Más tarde, la vertiente contemporánea de la disciplina arquitectónica puso su mirada en el 'amigo americano'. Esta es la tendencia actual, ya que de Estados Unidos y especialmente de su ciudad más latina, Miami, es de donde proceden las corrientes más innovadoras de este sector.

Así lo explica José Enrique Delmonte, arquitecto y docente, y uno de los expertos con más veteranía en esta disciplina, que actualmente cuenta con varias escuelas en Dominicana. «Tras la independencia de Cuba, llegaron muchos arquitectos españoles graduados», apunta Del monte, que esta tarde dará una conferencia a las ocho y media en la sede del Colegio de Arquitectos de Cádiz, dentro del ciclo 'Ultramar'.

El eclecticismo impera en la tradición arquitectónica de este país, donde el modernismo irrumpió a principios de los años treinta, desterrando las tendencias más tradicionales de la construcción.

En su conferencia 'Santo Domingo: vínculos y permanencias. Apuntes para la historia urbana de la Ciudad Primada de América', José Enrique Delmonte hablará de su experiencia como arquitecto, como docente y también su trabajo al frente de la Fundación Erwin Walter Palm (FEWP), de la que es presidente fundador. Esta organización se encarga del estudio y promoción de la arquitectura dominicana y del Caribe, y auspicia los Seminarios Internacionales de Arquitectura y Urbanismo del mismo nombre. Aparte de dirigir su trabajo a la formación y la celebración de simposios, la fundación promueve investigaciones que tienen su base en el patrimonio cultural y natural del país caribeño.

Aparte de dirigir varias revistas especializadas y recibir numerosos premios por su trabajo, el arquitecto dominicano ocupó el Viceministerio de Cultura para el área de Patrimonio Cultural de 2005 a 2006. En relación a la cuestión de la preservación del patrimonio, Delmonte asegura que pese a tener el compromiso de la Unesco, la conservación de estos bienes depende del gobierno que esté al mando. Aunque hay un organismo estatal que se dedica a ello, si bien es verdad «al gobierno de ahora no le preocupa mucho el patrimonio». No obstante, el respeto de este, sí ha calado en la ciudadanía.

Minimalismo y sostenibilidad

Actualmente, sostiene el arquitecto, «hay una tendencia al minimalismo» que viene de EE UU. Eso sí, con una expresión personal que se basa en el uso de materiales metálicos y el vidrio, dando pie a un nuevo modernismo. En cuanto a la arquitectura sostenible o verde, Delmonte responde que este tipo de criterios no se aplican todavía, aunque sus bases han llegado al país en forma de seminarios.

El ciclo Ultramar es fruto del convenio de colaboración suscrito entre el CAC y el Consorcio para la Conmemoración del Bicentenario.