El icono religioso, poco después de tomar tierra en el puerto de Cádiz. :: MIGUEL GÓMEZ
CÁDIZ

La juventud se agarra a la esperanza de la Cruz del papa

El obispo, escoltado por muchos voluntarios, recibió en el muelle al símbolo religioso que llegó a bordo del pesquero 'Hermanos Urbano' Ayer inició su recorrido por Cádiz que culminará el domingo

Actualizado:

Extraordinario repique de campanas en Santo Domingo como si fuera Domingo de Ramos, Miércoles Santo, 7 de octubre o víspera del Corpus. Dentro del puerto, el parpadeo en los horarios de entrada de la terminal anuncia que llega el pesquero 'Hermanos Urbano'. Esto ya es más normal, si no es porque en su interior llega la Cruz del papa, un símbolo religioso que goza del respeto y la admiración de la mayoría de los cristianos. Una multitud se acerca a recibirla. Los hay, como los voluntarios, que lo hacen con cánticos porque forman parte de la organización. Los hay, como los jóvenes, que se agarran a este símbolo como una de sus últimas esperanzas. Los hay, como los efectivos de la Guardia Civil, que lo hacen por obligación profesional. Los hay, como los sacerdotes y las monjas, para los que la llegada es un acontecimiento. Los hay, como el pregonero de la Semana Santa, Miguel Morgado y otros cofrades, que se convierten en representantes de sus hermandades. Los hay, como algunos trabajadores de la Autoridad Portuaria, que no entienden que haya tanta gente para ver una cruz.

Tras tomar tierra en el muelle, una representación de la diócesis de Archidonia-Jerez escenifica el traspaso del símbolo religioso. El obispo, Antonio Ceballos, toma la palabra y se enorgullece del «enorme logro que supone la llegada de la Cruz». Tras su intervención, el cortejo marcha camino de la Catedral donde un grupo musical hace moverse a una juventud que sigue cantando y cargando con la Cruz, en un acto que mezcla lo religioso con lo lúdico. Hoy visitará el convento de las Hermanas de la Cruz, la Facultad de Medicina, El Carmen, San Lorenzo, la Clínica de San Rafael y Santa Cruz. El domingo se marchará entre los cánticos de una chavalería que ya tendrá tiempo de cargar con otras cruces.