MUNDO

Seis surfistas españoles resultan ilesos

«Hemos notado el fuerte temblor», explicó por e-mail el guipuzcoano 'Poti' Illumbe desde un barco

Actualizado:

Fueron a coger la ola de Macarronis, una de las más espectaculares del mundo, y se encontraron con un tsunami. Una expedición integrada por diez surfistas -seis de ellos españoles- y cinco tripulantes ha sobrevivido al potente seísmo de 7,5 grados en la escala de Ritcher que golpeó las islas Mentawai, un auténtico paraíso para los amantes de este deporte. Afortunadamente todos han resultado ilesos y la embarcación, un catamarán de 19 metros de eslora, ha capeado sin sufrir destrozo alguno la embestida del oleaje.

«Todos están perfectamente», se felicitaba Miriam Valladares, empleada de King Millenium, una empresa con sede en Bali y que se dedica a organizar estancias a bordo de sus dos barcos para la práctica el surf en la zona.

El guía del grupo es el vasco Jose Manuel 'Poti' Illumbe, uno de los dos fundadores y dueños de la empresa. Oriundo de Hondarribia, 'Poti' integra la tripulación del 'King Millenium II' junto a cuatro marineros indonesios. Los surfistas que contrataron el viaje son seis españoles -los cántabros Borja Ibarra, Jesús Chocán, Michel Velasco, Raúl Gunche y Rubén Abelenda, así como el asturiano Juan Carlos Rodríguez Armesto-, dos franceses y dos uruguayos.

Fue providencial que el terremoto les sorprendiese mientras dormían. Normalmente, cuando llega la noche, la embarcación permanece en un lugar de fondeo protegido entre islas, lo que ha sido determinante para evitar el desastre. Fue 'Poti' Illumbe quien, a través de un correo electrónico, consiguió comunicarse con su empresa y tranquilizarles. «Nos dijo que notaron fuertes temblores y un cambio brusco de mareas», explicó Jaime Izquierdo, responsable de Marketing.

Ya por la mañana, los integrantes de la expedición acudieron en ayuda de otras embarcaciones y fueron testigos de la devastación causada por el oleaje, que destrozó por completo el resort surfero de Macarronis. «Por lo que sabemos, su intención era quedarse a surfear», apuntó Izquierdo. Miriam Valladares está en contacto permanente con su hermano, el vigués David Valladares,otro de los socios de la empresa, que en estos momentos se encuentra en Bali. No es la primera vez que ambos sortean la desgracia. El año pasado, 'Poti' y David estaban navegando cuando otro terremoto sacudió Sumatra y dejó más de 3.000 muertos. «Entonces tardamos dos días en contactar con ellos. Nos temimos lo peor».