CÁDIZ

GUACAMAYOS Y LECHUGUINOS

PROFESOR DE LA UCAActualizado:

En Cádiz se formaron de manera desinteresada cuatro batallones de Voluntarios Distinguidos, a expensas de los sectores sociales más sobresalientes de la ciudad. El vivo colorido de su vestimenta consistía en una casaca roja con cuello verde y un pantalón ajustado a la pierna, con los correajes blancos. Coronaba el conjunto sombrero con plumero y cabos de plata, además del corbatín negro y su correspondiente sable a la manera española. Debido a estos colores, muy pronto fueron conocidos por el nombre o apodo de 'guacamayos'. Frente a ellos, destacan también los 'lechuguinos', que eran los Voluntarios de Extramuros, llamados así por sus ocupaciones agrícolas en las huertas de la zona. Otros batallones que destacan son las Milicias Urbanas, con vestimenta azul, botones amarillos y sombrero con plumero granate; la Infantería Ligera, llamados también 'peregiles'; y, finalmente, los Artilleros Voluntarios llamados también 'Voluntarios Gallegos' debido a la procedencia mayoritaria de sus hombres, u 'obispos', por el color de sus uniformes y polainas negras. Un colorido y simpático mosaico de cómo la ciudadanía de a pie vivía los días de la guerra y del sitio, sin pensar en las penurias o consecuencias si la situación hubiera cambiado. Dicho optimismo fue un anticipo del feliz desenlace, al menos en parte.