PUERTO REAL

El colectivo de parados traslada por un día su protesta de la Prioral a la Villa

El grupo abandonó su encierro para leer a sus vecinos un comunicado en el que revelaban la precariedad de su situación actual

ANTONIO JUNCAL puertoreal@lavozdigital.es
Actualizado:

El colectivo de parados que permanecen encerrados en la Prioral de San Sebastián desde hace una semana abandonó su protesta para dar a conocer a sus vecinos la situación por la que pasan. El grupo de desempleados protagonizó algunos de los momentos más emotivos al leer un comunicado sobre sus quejas y peticiones en algunas de las eucaristías que se celebraron ayer.

El grupo de desempleados estuvo presente, por la mañana, en la parroquia del Río San Pedro y también en la celebración, que tuvo lugar en la gruta de la Virgen de Lourdes en Las Canteras, con motivo del centenario de las peregrinaciones. Por la tarde repitieron su lectura en la parroquia que les cobija. En el texto que hicieron público, los diez vecinos que toman parte en el encierro volvieron a reiterar la que consideran su principal reivindicación y que sigue pasando porque, según sus propias palabras, «las obras que adjudiquen las instituciones en la localidad incluyan el requisito de que tengan que ser trabajadas por una mayoría de puertorrealeños o residentes»

Los afectados hacen igualmente balance en su escrito de las circunstancias que les han llevado a recluirse en las dependencias de Cáritas: «Después de meses de protesta y manifestaciones, sólo hemos obtenido silencio de la mayoría de las instituciones a las que hemos suplicado amparo», se lamentan. Lejos de quedarse en términos vagos, centran como los principales objetivos de sus críticas al Ayuntamiento, al PSOE, IU y CC OO. La plataforma pretende dar lectura también de su comunicado al paso de la Hermandad del Rocío mañana por la Prioral, antes de que arranque su camino hacia Sanlúcar.

En la jornada del sábado algunos miembros del grupo se dedicaron a repartir panfletos informativos por las calles del centro, la plaza de abastos y el mercadillo ambulante que cada siete días se despliega en la barriada del Río San Pedro. Los afectados recibieron a finales de la semana pasada la visita de la primera teniente de alcalde, Ana Mosquera, quien se interesó por su estado aunque no garantizó ningún tipo de salida para su situación en un plazo inmediato.