Esta creativa gaditana posa orgullosa de su último trabajo para LA VOZ en su estudio de Los Gallos en Chiclana. :: ANTONIO VÁZQUEZ
Sociedad

Un mundo creativo pintado de premios

Iba para médico pero su 'hobby' pudo más; esta inquieta pelirroja lidera una generación de jóvenes artistas gráficos gaditanos Gloria Garrastázul es Capacero, o lo que es lo mismo, una vida de diseño volcado en el trabajo

CHICLANA.Actualizado:

No le importa decir su edad, -tiene 35 años-, pero se atusa el pelo y parpadea nerviosa cada vez que el fotógrafo aprieta el obturador de su cámara para inmortalizar la viveza de sus ojos.

Gloria Garrastázul es una artista de los pies a la cabeza, y sólo hace falta entrar en su estudio, ubicado desde hace unos meses en la urbanización Los Gallos de Chiclana, para comprobarlo. «Aquí paso muchas horas. Yo soy de las que se queda hasta tarde dándole vueltas a una idea; eso sí, el sueño no lo perdono», bromea.

Esta joven diseñadora iba para médico, aunque le parece descortés recordarlo. «Al final pude cumplir mi sueño. Siempre me gustó dibujar, crear, diseñar. Y ahora me dedico a ello profesionalmente», explica.

Desde 2005 su alter ego comercial se llama Capacero. Así se denomina su empresa, pero también su forma de vida y mucho más. Bajo esta denominación, Gloria ha reunido en los últimos años algunos de los mejores galardones conseguidos por jóvenes creativos en la provincia de Cádiz, y está logrando abrirse un hueco en un mundo muy competitivo.

«Después de hacer un máster en Valencia conseguí contactos, clientes, y pude convertir mi sueño en mi modo de vida», ratifica. Y es que ella, partiendo desde cero, ha conseguido ya un gran prestigio como integrante de una generación de jóvenes artistas gráficos de toda la provincia.

Ilustraciones y valores

A esta gaditana de nacimiento no le asustan los retos, y se marca como meta a diario llevar la calidad de sus obras lo más lejos posible. «Siempre que un cliente se interesa por mi trabajo trato de llegar a lo que él quiere, de captar la esencia de lo que necesita».

Para ello a veces son necesarios varios encuentros o reuniones, muchas llamadas de teléfono y múltiples bocetos y correcciones en la creación; cientos de horas de trabajo en definitiva. «Otras veces sin embargo basta sólo con un diseño para dar en la diana; pero son las menos».

Para Gloria Garrastázul los reconocimientos ya son un común denominador en su carrera. El último ha sido el Premio Joven 2008 que le concedió la Junta de Andalucía hace unos meses y que acaba de recoger orgullosa.

Basta echar un vistazo a algunas de sus creaciones para comprender por qué todo el mundo cae fascinado por sus creaciones. «En estos últimos meses he trabajado para la ONCE, he realizado diseños e ilustraciones para libros de ESO, diversos para editoriales y me he convertido en proveedora de algunas agencias de publicidad», nos cuenta.

Gloria Garrastázul reconoce que vivir de la fotografía, la ilustración o el diseño gráfico en estos momentos en Cádiz «es difícil». La crisis también hace mella en su trabajo; «la creatividad de cualquiera merma cuando además de diseñar tienes que cobrar facturas, hacer llamadas y ser relaciones públicas de tu empresa».

Sin embargo su esfuerzo le compensa de sobra. «Mi vocación es ilustrar; siempre digo que la ilustración tiene tres pilares básicos; la ilustración científico-técnica, la ilustración gráfico-publicitaria y la ilustración infantil-juvenil». Decantarse por alguna de ellas es difícil para la autora; en los tres campos ha realizado auténticas obras de arte en miniatura.

Y por si no fuera bastante, poco antes de terminar la conversación con ella, esta joven artista muestra que además de creadora está comprometida con lo que le rodea. «Si me permites, me gustaría pedir un deseo para el nuevo año. Quiero que aquello que deseemos lo intentemos, y que denunciemos lo que es injusto con nosotros o con los demás; basta de conformismo».