El nuevo presidente de la Federación Andaluza ya está trabajando para aumentar el nivel de este deporte en la Comunidad. / ÓSCAR CHAMORRO
PEDRO PABLO BARRIOS PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN ANDALUZA DE PIRAGÜISMO

«Andalucía tiene suficientes cualidades para recuperar el liderazgo en este deporte»

El portuense Pedro Pablo Barrios, que también forma parte de la Real Federación Española de Piragüismo,es el nuevo presidente del máximo organismo andaluz

CÁDIZActualizado:

Tras varias temporadas vinculado al mundo de la piragua, el portuense Pedro Pablo Barrios ha sido proclamado nuevo presidente de la Federación Andaluza de Piragüismo. Sin lugar a dudas, una paso realmente importante para un hombre que llega con una tremenda ilusión a un cargo de absoluta relevancia en dicha actividad deportiva.

-¿Qué tal van las primeras horas como presidente del máximo organismo del piragüismo andaluz?

-Estoy tremendamente ilusionado con esta nueva etapa y, aunque aunque acabo de aterrizar en el cargo, ya estamos trabajando a conciencia para que este proyecto vaya dando sus frutos.

-¿Llevaba mucho tiempo barajando esta opción?

-Era una cuestión que me había planteado con anterioridad. De hecho, llevo cuatro años como vicepresidente de la Federación Andaluza y el mes pasado, con la dimisión de Francisco Leal; presidente hasta la fecha, estudié detenidamente la opción de presentar mi candidatura. Al final, el apoyo y el ánimo de la mayoría de los clubes andaluces fueron claves para comenzar esta nueva etapa.

-¿Tiene previstos muchos cambios en esta nueva singladura?

-Evidentemente, la línea marcada será continuista, pues pertenezco al equipo del anterior presidente, aunque anuncio que llevaré a cabo diversas modificaciones. La base del proyecto será la misma, pero hay aspectos que podemos llegar a mejorar.

-¿Podría comentarnos algunas de las modificaciones?

-Por ejemplo, mi intención es desarrollar modalidades como el slalom, también se tiene en mente la creación de un comité de árbitros y otro de técnicos. Todo ello sin olvidar la instauración de una delegación o vocalía que relacione al piragüismo con el ámbito femenino y otra que haga lo propio entre este deporte y los discapacitados. En definitiva, son una serie de propuestas que queremos hacerlas realidad, pero para ello son necesarias muchas horas de sacrificio y de enorme trabajo.

-¿Quiénes componen su junta directiva para este proyecto?

-Teniendo en cuenta que son casi tres años de mandato, los que van desde este año hasta 2012, me he preocupado en formar un equipo de trabajo que aúne juventud y experiencia. Para mí es fundamental el compromiso de la gente joven, que aporta ganas e ilusión. Eso sí, los elegidos son estudiantes de carreras de Educación Física, que se encargan de los entrenamientos en sus respectivos clubes. A fin de cuentas, son jóvenes pero no son inexpertos. Eso sí, la colaboración de los más veteranos y expertos también es esencial en un proyecto con ganas. La clave está en conjuntar ambos aspectos y si se logra, el camino llegará a un buen puerto.

-Por cierto, usted se ha sentido muy vinculado al RCN de El Puerto, su club de toda la vida...

-Así es, aunque ahora deberá ser de otra manera. Seguiré perteneciendo al Real Club Náutico de El Puerto, pues quiero mantenerme en la entidad en la que empecé de la mano de Pedro Pablo Ayuso, uno de mis grandes valedores. Ahora, sin embargo, por ética no puedo competir con ellos y debo mantenerme al margen. Sea como fuere, siempre le estaré agradecido al equipo que me abrió las puertas.

-¿Cree que Andalucía recuperará el prestigio con el que contaba hace 15 años en el mundo del piragüismo?

-Galicia nos han ganado la carrera y tenemos que recuperar el terreno perdido. En cambio, nuestra tierra tiene suficientes valores para liderar el ránking. La climatología o los kilómetros de costa que poseemos son unos elementos que tenemos que aprovechar.

-¿Cuál es su principal objetivo de cara al futuro?

-Para volver a ser lo que fuimos, lo esencial es generar un mayor número de clubes, pues así aumentará el número de piragüistas en nuestra tierra. Ahora bien, en todo este entramado también es vital la ayuda de las instituciones públicas y de las empresas privadas.