PREMIADA. Javier Gil muestra los dos números de 'La Parada Magazine'. / ÓSCAR CHAMORRO
Cultura

Cádiz, parada del cómic

La editorial LP, fundada por dos jóvenes gaditanos para promocionar a creadores de la provincia, cosecha sus primeros premios

Actualizado:

A menudo, por mor de querer enarbolar la bandera de lo alternativo, las expresiones culturales y el ingenio y trabajo de los artistas no encuentran el cauce y la difusión que su talento merece. Javier Gil, uno de los editores de LP, que lanza la revista de cómic La Parada Magazine, llama al concepto con el divertido nombre de «gafapasta». A su entender, en el mundillo del dibujo español se estila en demasía esta filosofía, crítica y ajena a los que todavía muchos tildan de freakis. Pues en efecto, Cádiz debe de estar plagado de esta especie, porque la labor que realizan Gil y su compañero Antonio García se suma a la que desempeñan en la provincia otros muchos amantes del cómic. Y del clásico. Del modelo americano y japonés, de ciencia ficción, princesas, dragones y superhéroes.

Los dos jóvenes gaditanos -Antonio García de Sanlúcar y Javier Gil de la capital- emprendieron la publicación de La Parada Magazine en 2007, tras varios años de creación de una fanzine que daba cabida a autores noveles. «Quisimos dar un salto de calidad y afrontar una versión más profesional del proyecto, y para diferenciarnos de otras publicaciones españolas le dimos un corte más comercial», destaca Gil. Rápidamente se sumaron a la idea una docena de creadores, la mitad andaluces, que «aunque han recibido muchos premios y son muy conocidos, todavía ninguna editorial les había dado una oportunidad».

Con tan sólo un número en la calle, el de abril del año pasado, La Parada recibió sus primeros premios. Ganó el galardón al mejor fanzine en la última edición de Expocómic de Madrid y ha conseguido una ayuda del certamen Fronterasur, que organiza la Diputación gaditana.

Pero como toda empresa en periodo de rodaje, LP Editorial se divide entre la apuesta por la cultura y el rendimiento económico. «Es muy díficil sobrevivir porque no tenemos patrocinadores», recuerda el editor. Para hacer frente a los gastos de publicación y mantener el nivel de calidad de guiones y dibujos, Gil y García han decidido lanzar un par de números al año, en vez de los seis que en un principio tenían previsto.

En cualquier caso, la revista recopila un puñado de historias cortas forjadas en los lápices de jovenes profesionales de toda España, entre ellos los jerezanos Felipe Torrent y Jesús Briosso. Con una tirada de mil ejemplares, La Parada Magazine se vende en los salones y festivales especializados, a un precio de 3,95 euros.

«Hemos tenido mucha acogida porque explotamos una tématica diferente al resto. La idea es que también podamos editar álbumes con historias en serie», adelanta Javier Gil.

Salón de Barcelona

El joven gaditano, residente en Sevilla, recuerda que su pasión por el dibujo surgió con la existosa Bola de Dragón y cómo después la lectura de los cómics de acción, el manga y el americano fue acentuando su aficción. «Ahora le dejamos el sitio a otros autores mucho mejores que nosotros. Ellos trabajan el guión y el dibujo y nosotros lo supervisamos. No publicamos cualquier cosa, sólo lo que tenga chispa», sentencia.

Si el hobby de este empresario de 23 años y diplomado en Diseño surgió a raíz del famoso Goku, el nombre del proyecto hay que buscarlo en otro clásico mucho menos conocido por el gran público. «La idea surgió de la película La parada de los monstruos, traducida al inglés Freaks. Es una cinta de 1932», subraya.

Mientras que el resto del equipo trabaja en las narraciones ilustradas de las más variopintas historias de acción, misterio y terror, que serán presentadas en el próximo Salón del Cómic de Barcelona, Gil expresa su deseo para el año nuevo. «El objetivo es que en Barcelona, nos nominen, al menos, a la categoría de mejor revista». Sus máximos competidores, las revistas El Jueves y El Manglar. El poder codearse con ellas ya es todo un triunfo.