Ciudadanos

Casados con la hipoteca

La crisis llega también a los divorcios, que caen más del 3% en el primer semestre, con respecto al mismo periodo de 2007 Los gastos compartidos mantienen unidas a las parejas

SILVIA FDEZ. MESA
Actualizado:

«Y fueron felices y comieron perdices». Habrá que revisar muchos finales como éste, ya que en nada se parecen a la realidad. La crisis ha hecho acto de presencia y ha decido quedarse. Ha logrado atravesar todos y cada uno de los ámbitos de la sociedad, llegando incluso a asentarse entre las relaciones personales y, lo que es peor, entre los matrimonios.

Según el informe elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el número de divorcios tramitados en Cádiz durante este primer semestre del año ha sido un 3% menor al alcanzado en el pasado ejercicio de 2007 y un 13% en toda Andalucía. Un dato más que relevante que muchos atribuyen a la necesidad de entendimiento para el pago de la hipoteca.

¿Pero son felices esas parejas que deciden llegar a un acuerdo tácito para no poner fin a una relación que no daba más de sí? Según asegura el letrado jerezano, Manuel González Gamero, «una pareja, si decide divorciarse lo hace» y añade que «no se puede aguantar una situación en la que pueda surgir el maltrato psicológico al no poder mantener el vínculo afectivo».

AMOR VS FACTURAS

¿El dinero lo es todo?

Hoy día, muchas parejas que tienen una vida laboral activa necesitan contar con los ingresos que aportan dos nóminas para su día a día y, sobre todo, para la hipoteca. Los sueldos base rondan los 600 euros y son sólo algunos los que logran superar la temida barrera de los mileuristas. «Las parejas se encuentran con que los bancos no les conceden una segunda hipoteca y tampoco pueden vender su vivienda porque el mercado inmobiliario ahora mismo no se lo permite, por lo que se ven atrapados en un callejón sin salida», comenta Alberto Rubio, responsable del portal digital Divorcioexpress.com.

Los datos aportados por el CGPJ rompen con la tendencia al alta en las rupturas matrimoniales que se venía registrando desde la entrada en vigor de la actual Ley del Divorcio. Algeciras fue la ciudad con el mayor número de separaciones en los primeros seis meses del año, la mayoría de mutuo acuerdo. Le siguen Jerez y Cádiz, con algo más de 200 cada una.

COSTAS Y MINUTAS

¿Un negocio?

Podría decirse que el divorcio se ha convertido en un gran negocio. Las costas de los abogados y las minutas de los procuradores pueden oscilar entre los 400 euros cuando es de mutuo acuerdo y los 3.000. «Cuando las partes pacta primero es mucho más barato ya que no hay que ir al juzgado», asegura el responsable del portal de internet. «Muchas parejas han venido a nosotros para finalizar su divorcio ya que habían estado diez años conviviendo al no poder pagar las costas del proceso». añade Rubio.

Puede que la crisis haya mermado las intenciones de separación, pero lo que parece es que por el momento mantiene las esperanzas de ir -en el caso de ella- vestida de blanco al altar. Las empresas especializadas en este sector no presentan malos resultados en sus balances. Ejemplo claro es la media de uniones que mantiene la iglesia de Santa Cruz en Cádiz, con 100 matrimonios al año y continúan aumentando.

LOS HIJOS

Protagonistas a la fuerza

La situación se complica cuando hay hijos de por medio. Un matrimonio que tenga niños con edades comprendidas entre los 8 y los catorce años se mostrará más reacio a llegar hasta el final el proceso. Mientras que si sus hijos son ya independientes o menores de ocho años se muestran más decididos a terminar con la pareja, según precisa el abogado González Gamero. En este sentido, insiste en que «los hijos en un matrimonio no se pueden considerar como un problema u obstáculo ya que son una obligación, un derecho y un deber».

Si ellos eran la causa principal por la que las parejas actuales no llegaban al final del proceso judicial ahora podría confirmarse, como asegura Alberto Rubio, que es «la hipoteca». Por lo que son muchos los que llegan a un acuerdo por el que «acaban compartiendo la casa como simples compañeros de piso», apunta.

Los hijos, tras una separación traumática, se vuelven más reacios a relacionarse, dejan de rendir en las escuelas y se muestran más reservados. Un problema que con una atención especializada se puede evitar o al menos controlar. Por ello, desde la Asociación de Madres y Padres Separados se hace un llamamiento a esos niños para «que no conformen las estadísticas del fracaso escolar» y le piden a los órganos pertinentes que «hagan algo más y dejen de dar palos de ciego», comenta Manuel Hernández, responsable de la asociación gaditana.

En la mayoría de los procesos de divorcios con hijos la custodia queda en manos de la madre. Sólo un 1% de las parejas la solicita compartida. Este dato supone un desagravio para los padres, que exigen un cambio ante el importante desembolso que supone pagar los gastos y la pérdida de la vivienda.

PAREJAS DE HECHO

Un camino por recorrer

Un dato a tener en cuenta, finalmente, y que no recogen los informes elaborados por el CGPJ es el caso de las separaciones de las parejas de hecho. Una realidad que al contar con una legislación tan imberbe -Ley 2/2003 del 7 de mayo que regula las parejas de hecho- no ha tenido suficiente recorrido.

El principal motivo por el que no aparecen en las estadísticas es que sus uniones están reguladas por cada comunidad autónoma, sólo existe un registro por lo que ellos no pueden divorciarse por la vía judicial.

sfernandez@lavozdigital.es