Cultura

Si Mozart hubiera nacido en Lubet

El Festival de Música de Cádiz arrancará con un inusual concierto que une carnaval y sones clásicos, protagonizado por la Orquesta Caballati en el ambigú del Teatro Falla

Actualizado:

El Festival de Música Española de Cádiz, que comenzará el próximo 20 de noviembre, tendrá una apertura insólita, que reconcilia dos mundos distantes en los prejuicios de algunos profanos, pero mucho más cercano en la práctica para los grandes aficionados a la música sin etiquetas y para los intérpretes formados en los conservatorios o de forma autodidacta. La música clásica y la del carnaval se fusionarán en una ceremonia inaugural peculiar, que en la práctica reivindica el protagonismo tradicional de las coplas gaditanas y su perfecta compatibilidad con otras instrumentaciones y estilos.

La Orquesta Caballati será la principal protagonista de esa alianza. El acto inaugural se incluye en el apartado Música a los Cuatro Vientos, que todos los años programa un evento peculiar para dar paso a diez días de Festival de Música Española.

Esta cita excepcional será, este año, un pasacalles junto a la chirigota de Paco Cárdenas, Los que van como Cádiz, y el coro de Sevilla Pecci, La calle del arte.

Este recorrido, que dará comienzo a las 19.30 horas, pasará por las principales plazas del casco antiguo (con especial protagonismo de Palillero y San Antonio) , para culminar con una actuación en el ambigú del Gran Teatro Falla de los grandes protagonistas de la jornada, los miembros de la Orquesta Caballati. El grupo ya está en plena fase de ensayo y selección de las que puedan ser las piezas más adecuadas para una fecha muy señalada.

Su habitual fusión de coplas con interpretación e instrumentos de música clásica abordará pasodobles y tangos, aunque Jesús Palacios, uno de sus fundadores y máximos representantes no descarta «la posibilidad de montar alguna pieza de música española o incluso de componer una ex profeso para el evento».

La Orquesta Caballati es un grupo nacido entre alumnos de facultades y conservatorios gaditanos, con una considerable experiencia al margen de la orquesta con la que fusionan carnaval y música clásica. Individualmente, todos sus integrantes han formado en grupos de música de cámara como el quinteto de metales Ciudad de Sevilla, el quinteto de metales de la Academia de la Orquesta Baremboim, la orquesta Primero de Mayo, en incluso la Orquesta sinfónica de Cuba, con la que colaboran periódicamente.

Jesús Palacios, en nombre del resto de los miembros de la Orquesta Caballati, admite que abrir el Festival de Música Española «supone para nosotros algo muy importante que llevaremos a gala en nuestra trayectoria mu-sical para toda la vida».

Difusión y reconocimiento

Aunque admite que su actuación ya es una satisfacción por sí misma, no desprecia su valor promocional: «Encima nos va a servir para que nuestras músicas orquestadas del carnaval de Cádiz se conozcan más en Andalucía y España. Mejor todavía».

La cita reunirá varias virtudes en un solo gesto. Además de di-fundir el trabajo del grupo y reivindicar el encuentro de sonidos, viene a ser la graduación de la Orquesta Caballati, el reconocimiento público a una iniciativa novedosa, rigurosa y respetuosa con los dos mundos que conecta, el carnavalesco y el clásico.