BEATA. Roma abrirá, pronto, el proceso de beatificación
Jerez

Un tesoro que guarda Jerez

Aunque todavía no se ha anunciado oficialmente, el proceso de beatificación de María Antonia de Jesús Tirado es ya una realidad

Actualizado:

Por fin saldrá a la luz de todos la figura de la que será, presumiblemente, futura beata en nuestra ciudad. Quizá a estado demasiados años escondida en un segundo plano, a pesar de los esfuerzos de Sor María de la Paz ha hecho por darla a conocer a todos los jerezanos. La personalidad escondida de María Antonia de Jesús Tirado. Sin embargo, el legado de su vocación al servicio de la Iglesia ha estado durante siglos presente por medio de la congregación de las Dominicas del Santísimo Sacramento.

Sor María de la Paz sigue los pasos de María Antonia. «Fue fundamentalmente una mujer que amó a Dios sobre todas las cosas», comenta ahora que nos confirma la noticia -aún oficiosa- de la apertura del proceso de beatificación de esta jerezana insigne. «Jerez ha dado de todo un poco: toreros, artistas, escritores, descubridores, grandes comerciantes... Sólo nos faltaba una Santa. Y vamos por el buen camino», comenta con alegría Sor María de la Paz.

La congregación prosigue con la labor de ayuda y asistencia a los sacerdotes -ofrece su servicio al seminario de la Diócesis- y, por otro lado, la enseñanza, con el conocido colegio del Beaterio.

Su vida

Nació María Antonia el 13 de diciembre de 1746. Fue hermana de un sacerdote de la Colegial. Su conversión le sobrevino y como fruto de la misma se hizo hermana de la Orden Tercera de Santo Domingo.

Con los años, decidió fundar un colegio en su misma casa -donde actualmente se encuentra el colegio del Beaterio- fundó un colegio para la enseñanza de los más necesitados.

Mujer que llegó a tener un encuentro místico con Dios, tuvo como fruto de este acercamiento la idea de fundar su propia congregación, única que ha tenido a Jerez como lugar de origen.

Quizá fue Fray Diego José de Cádiz quien brindó una de los mejores piropos a la que será futura beata y, por qué no, quizá algún día Santa jerezana. Fray Diego la definió como «esa criatura que es un tesoro que guarda Jerez».

Entierro

Cuenta Trujillo en su libro de biografías de personalidades jerezanas que el día de su entierro se permitió por parte de los franceses -España se encontraba en plena invasión francesa- el enterramiento religioso de María Antonia de Jesús Tirado, a pesar de las prohibiciones religiosas a las que estaba sometido nuestro país. También se cuenta que quedó muda y que, al tiempo, recobró la voz.

Maria Antonia de Jesús Tirado ha sido conocida muchas veces en Jerez por ser el nombre de una calle de la ciudad. Ahora es momento de que la ciudad le tribute un merecido recuerdo. Ella llegó a palpar la santidad; ella fue toda una ciudadana ejemplar.