PUGNA. La defensa del Industrial se vio obligada a despejar numerosos balones. / TAMARA SÁNCHEZ
MÁS FÚTBOL

El Jerez Industrial muestra una pobre imagen y cae ante el Mairena

El conjunto de la Copa y la Venencia disputó una primera parte para olvidar Los jugadores acusaron el gol visitante y luego no pudieron remontar

Actualizado:

Con mal pie arranca la temporada el Jerez Industrial. Mala imagen la ofrecida ayer en la Juventud ante el Mairena que se impuso por la mínima y que sirve para bajar a los aficionados del equipo de la Copa y la Venencia a la tierra. El encuentro a pesar de todo tuvo dos caras bien distintas. En una, el juego del Industrial fue para olvidar y no repetir. La otra, en la segunda parte, fue positiva, mejoró la posición del equipo, pero no fue suficiente como para puntuar. Decepción, por tanto, en la parroquia industrialista, que esperaba mucho más del partido y que presenció cómo su equipo se marchaba de vacío.

La primera parte del cuadro de Carlos Fontana fue sin duda para olvidar. Unos primeros cuarenta y cinco minutos malos y que sin duda no deberán repetirse en la temporada si se quiere aspirar a algo. Había expectación por ver en acción a todas las caras nuevas de forma oficial. El Industrial se encontró a un Mairena que con el gol de Gonzalo en los últimos minutos de la primera parte jugó a su ritmo y siempre dedicándose a reservar el marcador.

Los primeros compases de partido fueron aburridos, con poco fútbol y dejando muy a las claras que los equipos todavía no tienen el rodaje de competición. El cuadro local parecía atascado y ni las indicaciones de su entrenador desde la banda solucionaron los problemas.

En la segunda parte los pupilos de Fontana saltaron al campo más enchufados. Movió ficha el preparador argentino metiendo a Narváez y Selu y el equipo tuvo más llegada. Varias oportunidades en las botas del jerezano y de Cabello en el tramo final del choque pudieron empatar el partido, un resultado que visto lo visto en el campo se hubiese antojado justo.

Al final derrota dolorosa en el estreno de campaña y ante la afición que sirve para seguir trabajando un equipo que a pesar de todo tiene cuerpo y alma para dar más alegrías que tristezas a sus aficionados. El primer asalto se ha perdido, aunque los aficionados no pierden la ilusión. Ayer se marcharon de la Juventud con la derrota pero con la sensación de que este año hay un bloque y que los sufrimientos desaparecerán.

La semana próxima, primer test fuera de casa y tiempo para ver la reacción del equipo lejos de la Juventud.