EN OBRAS. La plaza debería estar abierta público desde septiembre. / A. M.
Chiclana

La constructora de la Plaza Mayor culpa al Consistorio de frenar los trabajos

El plazo previsto para su apertura era el próximo mes de septiembre Los comerciantes de la zona viven una situación crítica y solicitan una rebaja fiscal

A. M.
Actualizado:

El mes de septiembre era la fecha prevista por la UTE Airesur-MP para finalizar los trabajos de construcción de la Plaza Mayor y su centro comercial. Sin embargo, el calendario anunciado por la constructora no va a poder cumplirse, porque según apuntan desde su dirección, «el Consistorio está frenando la conclusión de los trabajos». «Entendemos que el nuevo gobierno quiera dejar su sello en esta obra tan emblemática, pero las modificaciones propuestas tienen que ir avaladas por unas notificaciones técnicas que nunca llegan», explicaron fuentes de la compañía. De esta forma, la principal queja de Airesur-MP es que ellos no pueden cambiar el proyecto establecido sin un documento firmado por el propio Ayuntamiento, y mientras esperan esos informes «la obra se ralentiza».

Además, desde la firma sevillana quisieron dejar claro que ellos no son los «culpables» de estos retrasos, argumentado que han cumplido estrictamente sus plazos y que son los primeros perjudicados de esta situación. «Hemos perdido la facturación de dos meses de parking, ya tendría que estar abierto desde julio; tenemos hasta el personal contratado», puntualizan. Desde la empresa manifiestan su preocupación por la actual situación política y temen que un cambio de gobierno retrase la conclusión de la obra.

Uno de los objetivos de Airesur-MP era atraer a las grandes marcas del sector textil y otras multinacionales al nuevo centro comercial, sin embargo, esta posibilidad se encuentra en un momento difícil, ya que «las firmas quieren saber cuáles son los plazos y ver el proyecto finalizado», expresan desde la compañía. Cabe destacar que la galería comercial cuenta con una veintena de locales, además de oficinas.

Los responsables de la UTE explican que han puesto en marcha otros proyectos de este tipo, pero es la primera vez que se ven en esta situación de incertidumbre como ésta.

Sectores perjudicados

Otro de los sectores perjudicados por las obras de la Plaza Mayor es el de los comerciantes de la zona. Las circunstancias que dicen padecer siguen siendo críticas, ya que a la mala situación económica se le une los efectos de las obras. «Al menos pedimos al Consistorio una rebaja fiscal, por los perjuicios causados», apunta la portavoz de los negocios, que añade que dos tiendas han tenido que trasladarse debido a la falta de clientes en los alrededores. Asimismo, los propietarios de los negocios de la zona, una veintena, esperan que la Plaza Mayor esté lista, al menos, para la Navidad, fecha en la que mejora el nivel de ventas.

La construcción de la Plaza Mayor fue adjudicada a Airesur-MP en 2005. Esta UTE, además de levantar el proyecto, tiene los derechos de explotación del parking y del centro comercial durante cuarenta años. Su puesta en marcha, como aseguraron el Consistorio y la compañía en su momento, crearía 220 puestos de trabajo.

De la conclusión depende la apertura del nuevo museo de Chiclana, ubicado en la Casa Briones.