Cartas

A nuestro perrito Trasto

¿Hola Trasto! Pese a quién pese he estado intentando escribir esta carta muchas veces pero... ¿uff! no he podido. Ahora, un poco más serena, lo puedo hacer. Nadie que no haya tenido un perrito o perrazo me entenderá. ¿ Verdad Boli?, ¿verdad Dioni?

Actualizado:

Tampoco yo entiendo lo que pasa en verano con las mascotas, abandonadas por sus dueños para pasar un verano tranquilito. Lo mejor es no pensar.

Mira Trasto,lo que estoy contándote nunca lo hicimos contigo. Nos amoldábamos para que estuvieras en un campo y todos poder disfrutar. ¿Otra cosa no podíamos hacer!

Llagaste a casa un día de diciembre y faltaba poco para Navidad. No queríamos una mascota navideña. Ya en esas fechas eras feliz con todos nosotros. Han ido pasando los años para todos y poco a poco se fueron marchando de casa los hijos para formar sus hogares. Nos quedábamos tristes, ¿verdad Trastito? Pero tú estabas aquí y nos llenaste ese vacío.

Había momentos que con tus lametones nos decías: «Tíos que me hago pis y pos». Nos entendíamos bien.

Pero mira Trastito, a todos nos llega la vejez y como consecuencia de ello las enfermedades. Lo tuyo fue rápido. En un día te tuvimos que poner la maldita inyección y dormirte para siempre, pero fuiste feliz con nosotros, y nosotros contigo, durante casi trece años.

El otro día vino a casa Miguelito y me preguntó.: «Yaya...¿y Trasto?» Le dije: «Mira cariño Trasto vio el arco iris,que a tí te gusta tanto, y se subió para estar con él y con sus colores y se fue». ¿Sabes que me dijo Miguelito, Trastito?: «¿Ah¿ ya sé yaya; se fue con Mary Poppins» ¿Qué imaginación!, ¿verdad Trasto?. Te echamos de menos.