Cultura

«No quieren verme el pelo en Cataluña»

No frecuenta las medias tintas, ni los paisajes comunes, ni rehúye la controversia. Le boicotean desde hace tiempo en Cataluña por sus posiciones antinacionalistas hasta el punto de renunciar a que Els Jo-glars actúe en su tierra.

Actualizado:

-Su divorcio con el público catalán ha sido sonado, ¿por dignidad o por taquilla?

-Sobre todo (contundente), por taquilla. Sólo he percibido que no quieren verme el pelo por Cataluña. Después uno puede tratar de encubrirlo de la me-jor forma posible. Yo lo he he-cho diciendo que no vuelvo más, pero la realidad es que mucho me temo que no tengo nada que hacer allí.

-¿Subvenciona, que algo queda?

-Hoy en día está todo así montado. No se puede decir que el teatro o la cultura esté más subvencionada que otras cosas porque, prácticamente, no hay na-da sin subvención. Ahora bien, creo que la administración cultural está tristemente organizada como una nueva forma de censura.