CÁDIZ

Sugieren hacer una Constitución «contra el absolutismo del mercado»

Un grupo de ciudadanos «sin intereses partidarios» presentará esta iniciativa, con participación latinoamericana, el próximo 15 de agosto

LA VOZ
Actualizado:

Un grupo de ciudadanos «sin implicación ni intereses partidistas» está promoviendo la redacción de una Constitución de la Ciudadanía y de los Pueblos que sería aprobada en 2012 y que lucharía (como su predecesora, la de 1812) contra el absolutismo, pero en este caso, contra «el del Mercado y sus nefastas consecuencias para los pueblos que habitan el planeta en el siglo XXI».

La iniciativa se presentará el próximo 15 de agosto, pero mientras tanto los proponentes han habilitado una página web (www.carta2012.org) y también una dirección electrónica: carta2012@gmail.com donde cualquier persona podrá informarse pero también hacer sugerencias para el texto.

«Tras 200 años de constituciones, más o menos liberales, la misión absolutista ha sido cedida al regente Mercado, sin que haya articulado de carta constitucional que lo impida o tan siquiera lo regule», señalaron en una nota de prensa.

Esta Carta Magna recogería, definiría y ofrecería resultados a los principales problemas que acucian hoy a los pueblos de todo el mundo.

«Intenta ser una Constitución confeccionada libremente, dirigida por la propia ciudadanía, alejada de cualquier presión de dominio económico o político y apartada de la dudosa retórica que siempre beneficia a los poderosos y tanto perjudica a los sencillos», precisaron los responsables de la iniciativa.

El valor que tendría esta Constitución sería «el que cada cual quiera otorgarle». Para los que la proponen, se trata de «dedicar una parte de nuestro tiempo a algo importante (...) encarnarnos en aquellos millones de personas, que cada año, mueren de hambre, guerras y terribles injusticias».

En definitiva, subrayan, se trataría de buscar complicidad para una tarea común con las personas con las que comparten «utopías, visiones y deseos de ese otro mundo posible». Se trata de «pasar de la queja a la propuesta concreta; esto es, definir sobre qué principios éticos deben sustentarse nuestras comunidades, indicando qué prácticas y políticas los promueven y cuales no».

Una propuesta, recalcan, alejada de «la palabrería vacía, la parafernalia elocuente y los discursos cerrados».

Advierten que personas y asociaciones de España y Latinoamérica, principales protagonistas de la Constitución de 1812, quieren abrir al resto de la ciudadanía del mundo la participación y colaboración en la elaboración de esta nueva Constitución Ciudadana, que se presentará en el 2012 en Cádiz «y que realizaremos, cada quién, interviniendo en cada una de las temáticas», a través de la citada página web.