RAÚL PROCOPIO EX ENTRENADOR DEL CÁDIZ CF

«Tenía que hilar muy fino para hacer el once»

«Había jugadores que estaban más pendientes de terminar la Liga para irse que de salvar al equipo», asegura el técnico

Actualizado:

Raúl Procopio rompe su silencio y lo hace sin rencor alguno al Cádiz pero también con la sinceridad que nunca escondió

- ¿Por qué se han tenido que esperar tanto sus palabras?

- Pensé que tras mi marcha no era el mejor momento para el Cádiz que yo removiera nada.

- Acabó contrato el 30 de junio. ¿No se le ofreció desde el club su continuidad al frente del 'B'?

- Ofrecimiento formal no. Me comentaron de una manera informal la posibilidad pero la cosa nunca estuvo clara. Además, en el caso de seguir, yo quería entrenar bajo un proyecto ambicioso al frente del filial. Es decir, con el ascenso como objetivo pero todo se complicó con el descenso del primer equipo y claro, con el Cádiz en Segunda B, no era planteable lo otro.

- ¿Se va con rencor?

- Para nada. Al revés. Al Cádiz le estoy agradecido por la oportunidad que me dio de entrenar en Segunda. Quizás, le faltó algo de claridad en sus palabras pero puede ser achacable a la situación atípica del primer equipo.

- ¿Cómo vio su destitución?

- Está claro que les faltó tener confianza plena en mí pero me voy sin acritud. Pero son cosas del fútbol aunque yo nunca vi la decisión acertada. La solución era simple y a la vez complicada. Lo más acuciantes eran los resultados y más del entrenador que fuera lo más importante era la implicación del equipo. Y había gente que, por el motivo que fuera, estaba desconectada del mundo de la competición. A la hora de hacer el once había que hilar muy fino y creo que mientras yo estuve en el equipo, puedo asegurar que todos los que estaban sobre el césped corrieron y sudaron la camiseta lo máximo posible.

- Sobre todo porque el que llegó no lo hizo bien. Por cierto, ¿qué le parecieron las declaraciones de Rubio en las que se quejó de las 'vacaciones' que dio al equipo tras la derrota ante el Nàstic?

- Que tuvo un gran momento para callarse. No me conocía para decir esa aberración. Puedo entender que viniera con las ganas de vender su película pero no por eso tuvo que portarse como un mal profesional

- Como ex entrenador, ¿cómo vivió esas tres últimas jornadas?

- Sólo sé que muchos de los jugadores que participaron en esos partidos conmigo no hubieran tenido concurso en ellos. Y no lo digo por su calidad sino por la falta de implicación. Había jugadores más pendientes de acabar la Liga para irse que de salvar al equipo.

- Antonio Calderón manifestó hace poco que la directiva pecó de concederle mayor protagonismo a los jugadores que al cuerpo técnico. ¿Coincide con él?

- Es posible que tenga algo de razón. Aunque también es verdad, y no es por disculpar a nadie, que el año ha sido muy difícil en todos los sentidos. Todos somos un poco responsables de lo que ha ocurrido y, en cierto modo, es bueno que haya pasado para que no vuelva a ocurrir en un futuro.