Leire Pajín saluda a José Blanco una vez propuestos por Zapatero para ocupar cargos de la directiva nacional del PSOE. /EFE
congreso federal del psoe

Zapatero propone a José Blanco como vicesecretario y a Leire Pajín para ocupar la Secretaría de Organización

El presidente del Gobierno recupera un cargo que quedó vacante cuando salió Alfonso Guerra en 1997

MADRIDActualizado:

Ya está confirmado. Zapatero, reelegido como secretario general del PSOE por el 98,5% de los votos, ha propuesto para ocupar la Secretaría de Organización del PSOE a Leire Pajín. Este cargo lo ocupaba hasta ahora José Blanco, que gana poder en la Ejecutiva como vicesecretario general del partido. Este puesto lo ha querido retomar Zapatero después de once años vacante, desde que saliese Alfonso Guerra en 1997.

Sus nombres tienen que ser ratificados mañana por el plenario del cónclave socialista, que dará el visto bueno a una la Comisión Ejecutiva Federal, que será renovada en prácticamente un 50%. Pajín ha querido aprovechar su primera declaración pública para comprometerse ante sus compañeros de ese "gran partido" en que se dejará la piel en su nuevo cometido para "estar a la altura de las circunstancias".

Con sólo 31 años, Pajín será la primera mujer que ejerza la Secretaría de Organización del PSOE y también la más joven. Dice sentirse "heredera de unos valores" por los que los socialistas han luchado y perteneciente a una generación que "le debe mucho" a esa que "escribió España".

"Tendré en Blanco al mejor aliado"

Pajín también ha tenido palabras de elogio para Blanco. En este sentido, se ha satisfecho de haber podido trabajar con él durante los últimos años, primero en la oposición y más tarde en el partido, pero ya con el PSOE gobernando. Se ha mostrado segura de que tendrá en Blanco "al mejor aliado", porque siempre estará "ahí, ayudando", antes de expresar su convencimiento de que va a contar con el apoyo de todos los dirigentes y militantes del partido. Y no se ha olvidado de agradecer la confianza de Zapatero, la persona que lideró un proyecto que se convirtió en Gobierno y que, según ha añadido, "sigue transformando la sociedad".

En cuanto a Blanco, el hasta hoy secretario de Organización del PSOE ganará poder en la dirección del partido con un cargo que quedó vacante cuando se fue Alfonso Guerra en 1997. Tras la dimisión de Felipe González como secretario general, en el 34 Congreso Federal, después de haber perdido las elecciones generales de 1996, su segundo en el partido, que entonces era Guerra, también se fue y Almunia fue elegido secretario general, que dejó vacante la vicesecretaría hasta ahora.

Granado, responsable de Economía

Del que saldrá como nuevo responsable del área económica, Octavio Granado se sabe que es el actual secretario de Estado de Seguridad Social. Granado, que encabezó la lista del PSOE por Burgos al Congreso en las pasadas elecciones generales, está considerado dentro del partido como una persona de probada solvencia en materia económica y un hombre "fuerte" dentro del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero, del que es responsable de la Seguridad Social desde abril de 2004.

Su experiencia en economía y su "excelente" gestión al frente de esa secretaría de Estado es la razón por la que Zapatero ha decidido incluirlo en la nueva Comisión Ejecutiva Federal, precisamente en un momento de dificultades económicas como las actuales. La idea de Zapatero y de su secretario de Organización, José Blanco, es formar una Ejecutiva "fuerte" y con un peso político muy potente

Además, según fuentes socialistas, se prevé que en la nueva Ejecutiva federal socialista se divida la Secretaría de Economía y Empleo, el área de Economía la ocupará Octavio Granado, e Inmaculada Rodríguez-Piñero tendrá la de Industria e Innovación.

Incompatible con la Secretaría de Cooperación

La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, dejará previsiblemente su cargo como secretaria de Estado de Cooperación para atender sus nuevas responsabilidades dentro del partido. El nuevo cargo de Pajín, que conlleva un contacto permanente y asiduas visitas a las federaciones del partido por toda España, sería muy difícil de compaginar con su labor como secretaria de Estado, según han señalado diversas fuentes, quienes han agregado que será muy complicado reemplazarla al frente de Cooperación.

El antecedente más reciente de esta incompatibilidad, aunque a la inversa, lo protagonizó la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, quien abandonó la Ejecutiva socialista -en la que era responsable de Política Internacional- al poco tiempo de acceder a su cargo dentro del Ministerio de Exteriores.

.