Huelga de TRANSPORTES

Los trabajadores de Comes piden el cese del vandalismo que ha dejado 28 lunas rotas en varios autobuses

LA VOZ
Actualizado:

Trabajadores de Transportes Generales Comes en Cádiz pidieron hoy el cese de los actos vandálicos que han provocado que más de 28 lunas de diversos autobuses hayan aparecido rotas esta madrugada, a la vez que afirmaron desconocer la autoría de estos daños.

En declaraciones a Europa Press, el delegado de Salud Laboral en el Comité de Empresa, Francisco Ortiz, explicó que mantienen la huelga, rechazando no obstante, de manera explícita, cualquier acto violento, ya que "esto no ayuda a solucionar el problema, sino que empeora la situación".

Del mismo modo, Ortiz indicó que los empleados están "indignados" y que los altercados que se están produciendo "escapan al control del comité", por lo que hizo un llamamiento a las autoridades para que "garanticen la integridad física" de aquellos conductores que "se vean obligados por ley" a realizar los "abusivos" servicios mínimos establecidos para la huelga.

Los trabajadores iniciaron la huelga a las 0.00 horas del viernes en señal de "protesta" por el "fracaso de las negociaciones" con la empresa para la elaboración del nuevo convenio colectivo. Ante esta situación, cortaron ayer el Puente Carranza de Cádiz y algunos de ellos prendieron fuego a un bidón ante la cochera de autobuses para impedir su salida en la primera jornada de huelga de 24 horas.

En este sentido, el dirigente sindical indicó que los servicios mínimos fijados son del cien por cien para todos los viajes de largo recorrido, para escolares y para trabajadores, además de un 25% de aquellas expediciones en las que salgan más de tres autobuses diarios.

Por su parte, el presidente del Comité de Empresa de Comes, José Morales, exigió "seguridad, ya que no pueden trabajar entre 12 y 14 horas diarias como pretende la empresa". Del mismo modo, Morales exigió que la empresa "sea más dialogante porque llevan más de once meses aguantando la prepotencia de los dirigentes de Comes".

Además, los afectados celebraron una manifestación con el apoyo de numerosos colectivos, incluidos ex trabajadores de Delphi, donde les atendió el delegado de Empleo de la Junta en Cádiz, Juan Bouzas. Allí leyeron un manifiesto en el que solicitaban a la Administración que "retirase la concesión a Comes", por "no respetar la seguridad de sus empleados y de los usuarios" y "ceñirse a una normativa que ha sido modificada por la UE".

Finalmente, Ortiz responsabilizó directamente al "consejo de administración de Comes, a su socio mayoritario y a su presidente, Alfonso Caravaca", de la huelga a la que se han visto "obligados" a llegar porque "sólo buscan enriquecerse a costa de la precariedad y la seguridad de los trabajadores" ya que la plantilla tenía "voluntad de negociar" y aseguró que la huelga se habría desconvocado sólo con "un pacto firme o un simple compromiso de convenio".