La lancha, durante la exhibición. / O. Chamorro
navantia

Realizado el acto de entrega de la duodécima lancha de desembarco a la Armada Española

Con semanas de adelanto sobre lo previsto, Navantia ha entregado a la Armada Española la duodécima y última lancha de desembarco de tipo LCM 1-E que ha construido por encargo de esta institución

Actualizado:

Con unas semanas de adelanto sobre lo previsto, Navantia ha entregado a la Armada Española la duodécima y última lancha de desembarco de tipo LCM 1-E que ha construido por encargo de esta institución. Este tipo de lancha ha captado el interés de las armadas de otras naciones gracias a la velocidad a la que es capaz de navegar y la fácil maniobrabilidad con la que está dotada. Sirven para desembarcar vehículos e infantería de marina y llegan a los 20 nudos.

El acto, presidido por el almirante de la Flota, Fernando Armada Vadillo, ha comenzado con la salida al mar de los máximos representantes civiles y militares, en la unidad entregada, la L-614. La embarcación ha salido al mar para navegar en línea junto a las once embarcaciones anteriores y ha participado en unos ejercicios. El resto de los invitados ha embarcado en otra lancha, con destino al caño de acceso a La Carraca. Tras la exhibición, las lanchas han vuelto a Puntales.

A continuación, las autoridades se han dirigido al edificio de Dirección de Navantia, donde ha tenido lugar la firma del acta de recepción, por parte del jefe del Apoyo de la Bahía de Cádiz, V.A. Juan Serónj y el Interventor de la Armada, General de Brigada Miguel Ángel Ruiz del Árbol, así como por el director del astillero.

Navantia ha destacado "el éxito del programa de construcción de las lanchas LCM-1E", ya que, según la empresa "gracias a la Armada Española, ha conseguido entregar en un plazo récord las doce unidades, que cuentan con una calidad y prestaciones superiores a las existentes".

Asimismo ha subrayado que con esta nueva adquisición, "la Armada ya contará desde hoy con doce unidades de elevada velocidad para la ejecución de operaciones anfibias con éxito" y ha asegurado que "ya son varios los países que están demostrando su interés por estas lanchas, entre los que destaca Australia, con quien recientemente se ha firmado un contrato para la construcción de 2 buques anfibios".

La construcción de las doce unidades que se han realizado supusieron la primera obra militar que entró en los astilleros de San Fernando desde que éstos recibieron la denominación de Navantia tras la última reconversión naval. La carga de trabajo que soporta en estos momentos Navantia en la Bahía es la más alta de su historia. En la actualidad, los astilleros gaditanos trabajan también en la construcción de un Buque de Acción Marítima (BAM) y un Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC), así como en cuatro patrulleras para Venezuela y otros encargos civiles.