recolección

La campaña de la aceituna en la provincia de Cádiz podría duplicar la cosecha de 2005

La organización agraria ha dado ya por iniciada la campaña en la provincia de Cádiz, donde la superficie de producción del olivar alcanza las 20.485 hectáreas

Actualizado:

La Coordinadora de Organizaciones Agrícolas y Ganaderas (COAG) calcula que la producción de aceituna en la provincia de Cádiz puede llegar a alcanzar las 55.000 ó 65.000 toneladas, unos datos que duplicarían el resultado de 2005, donde casi se recogieron 28.500 toneladas.

La organización agraria ha dado ya por iniciada la campaña en la provincia de Cádiz, donde la superficie de producción del olivar alcanza las 20.485 hectáreas, distribuidas, principalmente, en los términos municipales de Algodonales, Olvera, Setenil, El Gastor y Zahara de la Sierra, entre otros, informó GOAG hoy en un comunicado.

La asociación agraria prevé una "muy buena" campaña en cuanto a la producción, algo a lo que habrían favorecido las últimas lluvias. Por el contrario, se espera que el rendimiento de la aceituna no sea muy alto, "pudiendo bajar incluso al 15 por ciento", aunque en principio esta estimación tiende a mejorar.

Este menor rendimiento se justifica en la demora de las precipitaciones, lo que ha propiciado por un lado que la aceituna gane peso, pero incrementando también su contenido graso.

Por último, COAG admite que el presente ejercicio ha estado prácticamente exento de plagas, teniendo una repercusión "muy baja" la incidencia de la denominada mosca del olivo, que es la principal plaga de este cultivo.

La campaña ya ha dado comienzo en las ocho almazaras de la provincia de Cádiz, donde ya se ha procedido a una molturación aproximada del 10 por ciento de la producción.

La mayor parte de esa producción se concentra en tres de las almazaras, que son cooperativas, siendo las más importantes las de Los Remedios (Olvera) y Nuestra Señora del Rosario (Algodonales).

El olivar es un cultivo fundamental para la economía de muchas localidades de la provincia de Cádiz, en donde impera el régimen de explotación familiar.

Se trata de pequeñas explotaciones que oscilan entre las 2 y las 4 hectáreas.