provincia

El triste final estival de muchas mascotas

El abandono de animales aumenta en dos periodos concretos: durante el verano y después de la Navidad

belén mata
Actualizado:

La tutela de un animal de compañía es una responsabilidad a largo plazo y no un capricho temporal. Algunas personas piensan que tener un animal es como tener un muñeco al que se le puede cambiar por otro a su antojo o al que se puede descuidar cuando llegue el periodo estival. Los animales no son personas, está claro. Pero sí, aquel que lo adquiere tiene un compromiso moral consigo mismo de respetarlo y cuidarlo.

Asimismo, los perros y gatos son las mascotas más comunes para la convivencia en el hogar y éstos suelen vivir entre 10 y 15 años, a veces incluso más. Al hilo de todo ello, Sonia Montero, quien ha pertenecido a algunas protectoras, estudiante de Veterinaria y amante de los animales, asegura que el tener un animal debería de estar legislado, ya que cualquiera no está capacitado para tener una mascota. Del mismo modo, explica que en algunos países hay una especie de formación previa para saber cuidar a un animal, conocer las cualidades características de su especie y saber cómo tratarlo.

Según diversas estimaciones en España, más de 100.000 animales (perros y gatos) son abandonados cada año, lo que supone un trauma físico y psicológico para el animal que ve como su realidad se desmorona para siempre.

Precisamente ayer, 15 de agosto, se conmemoraba el Día Mundial del Animal Abandonado, como cada tercer sábado de agosto desde el año 1991. En relación a todo ello, la Protectora El Refugio dio a conocer que un total de 140.000 perros y gatos fueron abandonados durante el pasado año 2014. Y es que esta triste realidad cobra más sentido que nunca en verano y después de Navidad. Ahora los dueños irresponsables se suelen deshacer de mascotas de edad avanzada; mientras que a final de año las víctimas son los cachorros recién llegados al hogar como regalos que al final se vuelven estorbos.

En estos meses, con la programación de unas vacaciones en las que normalmente no hay cabida para mascotas, se produce un notable aumento de abandono animal. Así, lo asegura Maite, una de las coordinadoras y voluntarias de la Asociación Protectora de Animales ‘Canis y Felis’, ubicada en Chiclana de la Frontera. La joven explica que durante el verano pasado, hicieron funciones de residencia para acoger a un perro en concreto mientras sus dueños estaban de vacaciones, lo hicieron como favor especial, ya que conocían a una persona cercana;un año después, nadie ha recogido al animal y ni siquiera aquel conocido ha dado la cara. Y es que lamentablemente, la cobardía y la irresponsabilidad están a la orden del día cuando se trata de abandonar a una mascota para que sean otros los que se encarguen de él.

‘Canis y Felis’ está formado por un grupo de veinte personas que se dedican a rescatar animales en situación de abandono, recuperarles y buscarles un lugar donde estén seguros hasta que se les encuentre adopción.

Normalmente, tal y como aseguran desde la Protectora, los animales que llegan suelen ser de edad avanzada y algunos llegan incluso enfermos. Aunque hace tres semanas les dejaron en la puerta una veintena de cachorros de bodeguero que llegaron desnutridos y aún estaban recibiendo lactancia con biberón.

A su juicio, parece ser que en los últimos tiempos, la ciudadanía está más concienciada de lo que supone el abandono animal, ya que ahora la gente condena este tipo de prácticas y las redes sociales también han jugado un papel importante;antiguamente, quizá no se sentía tanto esta pérdida.

«No entiendo como las personas pueden dejar a un animal indefenso cuando en dos días ya se les coge cariño, hay que tener mucha sangre fría para abandonarlos en una carretera o en la puerta de una protector», sentencia Maite. Como método de concienciación, aconseja visitar una perrera, donde los animales pasan varios días hacinados y en precarias condiciones hasta que son sacrificados, quizás «eso podría hacer recapacitar a muchas personas antes de dejar a un animal».