construcciones

Los misterios de la A-381

Diez años después, la autovía convive con flora y fauna de Los Alcornocales

Actualizado:

Casi trece años han pasado ya, entre obras e inauguración, desde que el equipo de mantenimiento de la A-381 cuida de la seguridad en esta construcción emblemática de la provincia. El grupo de trabajo de esta carretera conoce estos 86 kilómetros como la palma de sus manos. En ella han vivido curiosidades y anécdotas de todo tipo.

La A-381 atraviesa de pleno el parque de Los Alcornocales y a su vez, une las dos áreas metropolitanas de Cádiz, de un extremo Jerez y del otro la Bahía de Algeciras. Estas características hacen que sea una vía con un mantenimiento distinto al resto de las de Andalucía. «Tiene más de quince falsos tuneles para el paso de animales, viaductos, tuneles con paso superior y el sistema eléctrico va en su mayoría por tierra para que las aves no sufran descargas» explica Joaquín Canto, uno de los trabajadores. En su opinión, «es una buena carretera y se ha conseguido evitar en gran medida el impacto medioambiental que supone una obra de estas características».

Puente de Tablada, paso inferior para animales del parque natural
Puente de Tablada, paso inferior para animales del parque natural

Entre las anécdotas que este equipo ha vivido en la autovía destaca sin duda el día en que en el enlace 24 un toro bravo de una finca de Medina se escapó y saltó a la carretera. «Avisamos a los trabajadores de la finca y llamamos a la Guardia Civil, luego cruzamos dos coches para obligar al animal a volver a cruzar la malla hacia la finca pero el toro embestía a los coches de la Guardia», comenta Joaquín que se acuerda del momento como si le acabase de ocurrir. «Costó un rato pero al final lo conseguimos y no hubo ningún accidente», explica.

«Hace un par de años en el kilómetro 56, a la altura de la finca El peso, tres caballos que se habían escapado, provocaron un accidente múltiple» recuerda Joaquín. «Los animales murieron y hubo más de once coches implicados, una mujer iba muy grave», comenta el joven que rememora este momento amargo.

La autovía Jerez-Los Barrios se ha convertido en gran medida en la columna vertebral de la provincia, para lo bueno y para lo malo. Al estar ligada al puerto de Algeciras, es una de las vías con más tráfico de drogas de Cádiz. «A veces encontramos en los arcenes tabaco y hachís que lo tiran los coches por las ventanillas cuando ven controles de la Guardia Civil», comenta Antonio, otro de los trabajadores del equipo de mantenimiento. Este joven ubriqueño se encontró una mochila llena de billetes falsos en el arcén de la primera salida de Medina. «Me acerqué y la abrí y estaba llena de billetes muy bien ‘liaditos’, me puse tan nervioso que la deje allí y me fui, no volví hasta la hora que fue cuando descubrí que eran falsos», se ríe Antonio haciendo alusión a la hora que estuvo pendiente a la mochila y sin saber que eran falsos .

Un tiroteo en la autovía

También hay momentos difíciles como el que vivió Joaquín Canto una noche en la que se dirijía a socorrer un accidente y se encontró dos coches que venían de frente hacía él a 200 km por hora. En su opinión, «es el peor día que he vivido en mi trabajo, en un segundo me jugué la vida, tuve suerte porque yo decidí quedarme en la derecha y ellos tiraron para el otro carril». O el que vivió Antonio, un día que la Guardia Civil protagonizó un tiroteo con unos delincuentes a la altura de la estación de servicio de La Palmosa. «Tuvimos que señalizar la zona porque la autovía estaba llena de casquillos de los disparos» dice Antonio que recuerda que esa noche hubo varios agentes heridos y mucho desconcierto en la carretera.

«Hace varios años, tres caballos que se habían escapado, provocaron un accidente múltiple»

Esta autovía ecológica guarda en sus entrañas lugares que la flora y fauna del Parque de Los Alcornocales ha adoptado ya como suyos. Era la primera vez que en Andalucía una carretera era diseñada con un sistema de corrección-compensación ambiental pensado para proteger las especies sensibles del Parque Natural de Los Alcornocales. Mucho esfuerzo y más de 400 millones costó lograrlo. El lugar que más impacta a Joaquín, un joven alcalaíno aficionado al campo y a la caza, es «la subida del puente que hay a la altura de Los Barrios, en el km 60-62». Según Joaquín; «la altura que alcanza ese puente es impresionante, sobre las cuatro de la mañana y con luna llena se escucha perfectamente la ‘berrea’ de los venados».