Una de las protestas de los bomberos forestales
Una de las protestas de los bomberos forestales - ABC
Bomberos forestales en precario

Sueldos mileuristas y jornadas de 14 horas: así viven los «héroes» de los incendios forestales

El personal del Infoca endurece las protestas ante la Junta y organiza encierros en sus centros de trabajo para denunciar la precariedad que sufre este colectivo, unos 3.500 en toda Andalucía

SevillaActualizado:

En plena campaña de alto riesgo de incendios forestales, la Junta de Andalucía tiene abiertos varios frentes con los trabajadores del Infoca, el programa estrella de su Consejería de Medio Ambiente y que goza de numerosos reconocimientos (el último, la Medalla de Andalucía). Con una inversión de 167 millones de euros, el plan Infoca lo conforman hasta 4.500 profesionales en la temporada alta. Tanto los bomberos forestales como los agentes de medio ambiente aseguran sentirse «los grandes olvidados» del Plan Infoca, al mismo tiempo que denuncian la precariedad laboral que sufren.

Así, los bomberos forestales exigen a la Junta que se le reconozca su categoría profesional, algo que actualmente no ocurre, según denuncia José Bravo, del Sindicato Independiente de bomberos forestales del Infoca (Sibfi). De hecho, están considerados como especialistas en extinción de incendios forestales. «Nos reconocen de forma oficiosa, cuando hablan de nosotros de cara a los medios de comunicación, pero no oficialmente», insiste Bravo quién recuerda que este colectivo tampoco recibe pluses «de peligrosidad, toxicidad ni siquiera el de nocturnidad, teniendo en cuenta que trabajamos a pie de los incendios». Tampoco tienen reconocidas las enfermedades profesionales que puede acarrear su trabajo. Su jornada laboral puede llegar hasta las 14 horas en un fuego, aunque según precisa Bravo, «no podemos estar más de 10 horas en tareas de extinción». Además, aseguran que tampoco se les tiene en cuenta su antigüedad que, en algunos casos superan los 20 años de servicio. Cobran entre 1.200 y 1.300 euros, «eso los más antiguos, tengo compañeros que ni siquiera llegan a esos sueldos», se lamenta el responsable sindical quien también explica que cuando están de guardia tiene que utilizar sus propios teléfonos móviles.

Su convenio colectivo expiró en 2011 y desde entonces, la consejería lo prorroga año tras año, según su denuncia. A principios de mes, han endurecido las protestas y han iniciado encierros en sus centros de trabajo, tanto en las Brigadas de Refuerzo contra Incendios de Andalucía (Bricas) como en los Centros de Defensa Forestal (Cedefos). Eso sí, recuerdan que las protestas «las hacemos cuando terminamos nuestra jornada laboral o en nuestros días libres, porque somos conscientes de que el fuego es lo primero, nuestra profesionalidad no nos la pueden juzgar», precisa.

El motivo de estos desencuentros es la firma de un preacuerdo entre la Agencia de Medio Ambiente y Agua y los sindicatos CC.OO y UGT que no convence a la mayoría de estos trabajadores, unos 3.500 en toda la comunidad. Aseguran no sentirse reflejados en este principio de acuerdo, que engloba a todos los trabajadores de Amaya, mientras que la consejería se escuda en que está firmado con las centrales sindicales mayoritarias «que representan al 70% de los trabajadores».

José Bravo es tajante a la hora de afirmar que el Plan Infoca «es efectivo y goza de reputación a costa del sobreesfuerzo y la profesionalidad de sus trabajadores». No obstante, advierte de que «no vamos a dar nuestro brazo a torcer» e insiste en que «ésta vez necesitaremos algo más que palmaditas en la espalda».  Así que, de momento, los encierros se mantendrán. Además han iniciado una campaña en redes sociales con el hashtag #Yonofirmo en alusión al preacuerdo del convenio.

Protesta que tuvo lugar ayer en Huelva de los agentes de medio ambiente
Protesta que tuvo lugar ayer en Huelva de los agentes de medio ambiente - Alberto Díaz

Pero no es el único frente abierto. Los agentes de medio ambiente, personal funcionario de la consejería adscrito al plan Infoca, iniciaron a principios de julio una serie de protestas para denunciar la «situación límite» que dicen sufrir. Entre los principales problemas que sufren, subrayan el «deplorable» estado de la flota de vehículos con los que cuentan, debido a la antigüedad de los mismos (algunos puede rondar los 20 años) lo que hace que se multipliquen las averías. Así lo pone de manifiesto el portavoz de CC.OO de agentes medioambientales, Alejandro Fuentes, quien apuntó que el 50 por ciento de la flota «tiene más de 15 años». Además, los agentes de medio ambiente se quejan del déficit de la plantilla, que según apuntó Fuentes, se ha visto reducida en un 20% en los últimos 10 años, así como su envejecimiento progresivo con una edad media que supera los 50 años.

A este respecto, la consejería, «consciente de la necesidad que tiene el cuerpo de incrementar su plantilla», ha comprometido su oferta pública de empleo con 60 nuevas plazas más y recuerda que la flota de vehículos se ha actualizado en 141 unidades y está comprometida la adquisición de 72 nuevos coches. De igual forma, la consejería se mostró abierta a escuchar las demandas del colectivo y atenderlas en la medida de sus posibilidades.