Juzgado de primera instancia 21 de Madrid
Juzgado de primera instancia 21 de Madrid - ABC
SANIDAD

El SAS remite a su antiguo seguro para el pago de la sentencia por los errores médicos durante un parto

Difiere de la Asociación del Defensor del Paciente que cuantifica la indemnización en 4,2 millones de euros debido a los problemas acaecidos en un parto en un hospital público sevillano

AndalucíaActualizado:

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha asegurado que la condena por varios errores médicos durante un parto no es de 4,2 millones de euros, como sostiene la Asociación del Defensor del Paciente, sino que es de 1,7 millones, y añade que el sistema público sanitario «no es parte» del proceso judicial.

Fuentes de la Consejería de Salud y Familias han explicado a Efe que el SAS «no es parte en este juicio porque la demanda se presenta directamente contra la aseguradora, y es Zurich la que tendría que pagar».

La sentencia reconoce 1,7 millones de indemnización y no 4,2 millones, y Zurich está estudiando recurrirla, han añadido las fuentes antes de señalar que el SAS «se ha interesado por el caso y por la sentencia», cuyo contenido conoce a través de la empresa de seguros, que ya no es aseguradora del servicio sanitario público andaluz.

«El SAS está al habla con los letrados de la compañía Zurich para confirmar la información. En cualquier caso, es la compañía la que tiene que recurrir si así lo estima porque es la parte demandada», concluyen las fuentes de la Consejería.

Los problemas en el parto, que se produjeron en 2015 en un hospital sevillano de carácter público, provocaron al bebé parálisis cerebral, tetraparesia grave, retraso psicomotor y ceguera.

La Asociación del Defensor del Paciente aseguró que la condena, dictada por el juzgado de primera instancia 21 de Madrid, supone la mayor indemnización en España por negligencias médica, un accidente de tráfico o un accidente laboral.

La sentencia reconoce que las secuelas ocasionadas se valoran en 3,2 millones de euros (más otro millón por intereses de demora y costas), de los que la aseguradora deberá abonar 2,7 millones dada la existencia de un límite de pago de la póliza, y el resto deberá ser abonado en un pleito independiente por parte del SAS, según la asociación

El tribunal entiende que las secuelas son consecuencia de una concatenación de negligencias médicas en la atención del parto.

El juzgado madrileño reconoce que la falta de control del parto, la ausencia de toma del pH de calota y la demora en la indicación y realización de la cesárea desencadenaron las graves secuelas que ahora sufre la pequeña: parálisis cerebral, tetraparesia grave, retraso psicomotor y ceguera.

Según la sentencia, las pruebas documentales y periciales médicas practicadas «permiten establecer sin duda la relación causal entre la incorrecta asistencia durante el parto y el resultado de daños desproporcionados, que carecen de justificación e incompatibles con un resultado normal y esperado en un parto de un feto sano durante la gestación».