El portavoz socialista Mario Jiménez, en su escaño pidiendo la palabra a pesar de que Bosquet ya había levantado la sesión - Raúl Doblado
PRESUPUESTO 2019

El PSOE monta una bronca por la referencia del consejero de Hacienda a Victoria Kent

Juan Bravo daba las gracias por la aprobación de las cuentas y se refirió al voto en contra de la histórica socialista sobre el sufragio femenino

SevillaActualizado:

Las sonrisas amplias, los aplausos y los rostros de satisfacción del Gobierno andaluz y de los grupos parlamentarios de PP, Ciudadanos y Vox por la aprobación del Presupuesto 2019 lo decían todo. Una victoria política muy relevante que hunde más a los socialistas que ven cómo el Gobierno del cambio es más sólido de lo que Susana Díaz dice en público y en privado.

Este ha sido el clima que se ha respirado en la Cámara andaluza hasta que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, se ha subido a la tribuna del Parlamento para agradecer a todos su trabajo. En su intervención, Bravo ha hecho una mención especial a Vox, «sus propuestas han mejorado el Presupuesto», ha dicho en una frase que ha empezado a enceder los ánimos de la bancada socialista.

En su intervención, Juan Bravo ha defendido que «ningún voto vale más que otro», en referencia al desprecio que el PSOE hace de los de la ultraderecha, y se ha referido a las políticas de la mujer, que no son exclusivas de los socialistas respondiendo indirectamente a la polémica levantada por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

«Victoria Kent votó en contra del sufragio femenino», ha dicho Bravo, «que se lo pregunten a Clara Campoamor», ha explicado al tiempo que ha leído el Boletín Oficial en el que se recogen las palabras de la histórica diputada socialista.

La bronca entre la bancada socialista ha sido monumental con interrupciones y llamadas al orden por parte de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet. El portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, insistía en tomar la palabra ante lo que consideraba un agravio, si bien la presidenta de la Cámara no lo estimó oportuno al estar el consejero en el uso de la palabra de la tribuna parlamentaria.

Algunos diputados de Adelante Andalucía también mostraban su disconformidad hasta tal punto que la diputada Ana Naranjo, miembro de la Mesa de la Cámara, se ha levantado y ha salido del salón de plenos profiriendo insultos. «A chup...» ha dicho mientras salía.

Una vez que Juan Bravo, casi ahogado por las protestas y quejas de los diputados socialistas, ha terminado su intervención, la presidenta del Parlamento ha levantado la sesión, dejando a Mario Jiménez, y a toda la bancada socialista sentada y pidiendo la palabra. Así ha permanecido varios minutos hasta que Susana Díaz ha dado la orden de salir del salón de Plenos.

La tensión ha ido subiendo hasta el punto de que Susana Díaz le ha negado la mano al consejero de Hacienda cuando éste se ha acercado hasta su escaño a dar las gracias, al igual que al resto de portavoces de todos los grupos políticos. «No venga a saludarme a mí, súbase ahí (a la tribuna) y pídale disculpas al grupo parlamentario socialista», le ha dicho la expresidenta andaluza.

Por cierto que el exconsejero socialista Ramírez de Arellano sí que le estrechó la mano a Juan Bravo cuando se acercó hasta él para agradecerle su trabajo en estas cuentas.

El PSOE considera que se han vulnerado los acuerdos de la Mesa del Parlamento porque el consejero Juan Bravo sólo podía dar las gracias desde la tribuna una vez aprobadas las cuentas, pero no expresar ninguna otra opinión. Así, han anunciado que pedirán un informe jurídico al respecto. «La presidenta del Parlamento ha demostrado que es sectaria y una comisaria política del Gobierno», ha dicho Mario Jiménez.