Cementerio de Villaluenga del Rosario
Cementerio de Villaluenga del Rosario - ABC
Puente de noviembre

Los ocho cementerios más curiosos de Andalucía

Visita estas joyas arquitectónicas de nuestra comunidad autónoma

SevillaActualizado:

El «necroturismo» es como se denomina el interés turístico por los cementerios, en Europa hay gran tradición mientras que en España esta tendencia está en auge, sobre todo, el primero de noviembre.

A pesar de que Halloween tiene mejor marketing, como todo lo que proviene de EEUU, el Día de Todos los Santos es una fiesta que se resiste a desaparecer en España y que tiene como tradición visitar el cementerio en el que yacen nuestros difuntos. Sin embargo, ya son muchos los que eligen la incineración y pocos los que deciden reposar en las necrópolis locales.

Pero más allá del rito, algunos cementerios andaluces conforman una «ruta de camposantos singulares» digna de atraer el interés de la visita cultural. Su historia, diseño y estado de conservación los hacen únicos.

12345678
  1. Cementerio inglés de Málaga

    Cementerio inglés de Málaga
    Cementerio inglés de Málaga - ABC

    El cementerio inglés de Málaga fue construido en 1831, lo que lo convierte en el cementerio cristiano no católico más antiguo de la Península Ibérica. Además, es el primer cementerio protestante de España puesto que en Málaga para realizar enterramientos no católicos las autoridades locales solo permitían llevar los cadáveres a la playa de noche a la luz de las antorchas.

    Fue el cónsul británico, William Mark, el que decidió buscar un terreno para que los miembros de su comunidad tuvieran un entierro más digno. En 1829 las autoridades malagueñas cedieron un terreno despoblado en las afueras de la ciudad cerca de la carretera de Almería y el cementerio inglés se hizo realidad. Desde finales del siglo XIX ha sido la sede de la Iglesia Anglicana de San Jorge y ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

    Este espacio está concebido como un jardín botánico y tiene especies exóticas distribuidas en bancadas mirando al mar. Durante la visita a este camposanto se podrán encontrar las tumbas de personajes tan relevantes como Jorge Guillén, Gerard Brenan o su esposa la escritora Gamel Woolsey además de esculturas que le ofrecen un encanto monumental muy característico.

  2. Cementerio de San Rafael (Monturque)

    Cementerio de San Rafael
    Cementerio de San Rafael - ABC

    En la localidad cordobesa de Monturque se encuentra el Cementerio de San Rafael, uno de los camposantos más significativos de Europa, ya que se encuentra incluido en la Ruta Europea de Cementerios.

    Una de las características que lo hace más especial se halla en el subsuelo, ya que en él está el conjunto monumental de las Cisternas Romanas, una construcción hidráulica de finales del siglo I d.c., siendo las más grandes conservadas en España.

    El cementerio, situado junto a la parroquia de San Mateo, ocupa lo que sería la plaza del foro de la ciudad romana existente en Monturque. Responde a la arquitectura popular, con nichos encalados en torno a un patio central.

    En el mes de noviembre, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, tiene lugar en Monturque la celebración de las jornadas Mundamortis, las únicas que se realizan en España dedicadas a la muerte, el turismo y los cementerios, siendo Monturque pionero en el desarrollo del denominado necroturismo o turismo de cementerios.

  3. Cementerio de San Sebastián (Casabermeja)

    Cementerio de San Sebastián
    Cementerio de San Sebastián - ABC

    Un cementerio muy singular ubicado en la localidad Casabermeja (Málaga), está declarado Monumento Histórico-Artístico por la Junta de Andalucía, y constituye una pequeña ciudad de los muertos.

    Este cementerio está formado por un conjunto de originales panteones, túmulos y pináculos, y construidos según normas elementales de la arquitectura popular. Además, Casabermeja es una localidad que celebra el 1 de noviembre con gran devoción. De hecho, si se visita el Día de Todos los Santos se podrá asistir al recital poético «Versos para enterrar el verano», además es tradición hacer un encendido de antorchas y una visita guiada nocturna.

    En los días previos, los ciudadanos blanquean los nichos y panteones los adornan con flores y le encienden velas a sus difuntos. Haciendo del cementerio en su conjunto un lugar singular, digno de ser visitado.

  4. Cementerio de Villaluenga (Cádiz)

    Cementerio de Villaluenga
    Cementerio de Villaluenga - ABC

    El cementerio de Villaluenga del Rosario está considerado como uno de los mejores de España, de hecho, se encuentra en la «Ruta de cementerios de España» por el importante patrimonio que alberga en su interior.

    El cementerio está situado en la parte alta del pueblo, ocupando la Iglesia del Salvador, de 1722, quemada durante la guerra de la independencia. Las ruinas de esta iglesia sirven de abrigo para sepulturas, distribuyendose los niños y algunas tumbas en el lugar que ocuparían altares, bancos o rejas, resultando un conjunto de gran interés que sigue conservando el carácter sagrado del lugar.

    La disposición del cementerio es irregular y de dimensiones reducidas, lo que le aporta un carácter muy singular. Lo más llamativo es que las ruinas de la Iglesia del Salvador, todavía siguen siendo de utilidad y actualmente cumplen las funciones de camposanto.

  5. Cementerio de Granada

    Cementerio de Granada
    Cementerio de Granada - ABC

    Su inicio se data en el año 1805, siendo el segundo cementerio municipal más antiguo de España, cuando el conocido como «Cementerio de las Barreras», coincidente con el hoy denominado Patio Primero, se consolida como cementerio general de la ciudad con 7.000 sepulturas.

    Actualmente, se llama Cementerio de San José y está enclavado en la Dehesa del Generalife, forma parte del conjunto histórico de la Alhambra. En su interior acoge interesantes muestras de la escultura y la arquitectura funeraria de los siglos XIX, XX y XXI que, junto a la antigua capilla de estilo neorromántico (año 1904), las singulares vistas de Sierra Nevada, Granada y su Vega y los restos arqueológicos del Palacio Nazarí de los Alixares (s.XIV), conforman un conjunto histórico-artístico único.

    Los amantes del misterio podrán escuchar leyendas como la de la novia que murió el día de su boda y se pasea por las callejuelas del camposanto o el «Señor del cementerio» que obra milagros.

  6. Cementerio de San Fernando (Sevilla)

    Cementerio de San Fernando
    Cementerio de San Fernando - Jesús Spínola

    El cementerio de Sevilla cuenta con una superficie de 278.482 metros cuadrados y fue inaugurado el 1 de enero de 1853 para dar respuestas a las necesidades que existían en la ciudad de enterrar en un único lugar y no en las iglesias o cementerios provisionales, ya copados en el siglo XVIII a causa del crecimiento demográfico de Sevilla.

    Este camposanto cuenta con ciertos rincones que son imprescindibles de conocer para un auténtico amante de la escultura y el «necroturismo». Entre sus tumbas se pueden admirar joyas como el grupo escultórico que representa el cortejo fúnebre del torero Joselito «El Gallo», el mármol negro y de estilo cubista de la tumba de Juan Belmonte que ensalza su carácter transgresor de las normas o la imponente cruz que marca el centro del cementerio San Fernando, el Cristo de las Mieles, una talla bajo la que está sepultado su autor, Antonio Susillo.

    Además, en este espacio se encuentra un cementerio musulmán, la capilla de Aníbal González, el cementerio judío, el cementerio de disidentes y unos jardines en los que merece la pena perderse. Durante el Día de los Difuntos se lleva a cabo la representación de la obra Don Juan Tenorio de José Zorrilla.

  7. Cementerio de Benadalid (Málaga)

    Benadalid es un municipio de la provincia de Málaga y se encuentra dentro de la Serranía de Ronda. Su cementerio es uno de los más curiosos de Andalucía ya que se encuentra en el interior del Castillo de Benadalid, de origen romano aunque con elemento árabes que hacen dudar de la fecha exacta de su origen. En el interior de esta fortaleza se ubica, desde 1821, el cementerio del pueblo.

    Este cementerio se convierte en el escenario principal de las batallas de moros y cristianos que recrean sus vecinos. Los nichos se disponen rodeando por la parte interior cada torre y la imagen resulta muy curiosa.

  8. Cementerio Mancomunado Bahía de Cádiz

    El cementerio Mancomunado Bahía de Cádiz de Chiclana está considerado como el mejor cementerio de España. La revista Adiós Cultural ha designado al camposanto chiclanero como el poseedor del mejor monumento del país. Se trata de la pirámide conmemorativa del cementerio de San José, una espectacular construcción.

    El 23 de enero de 1992, se inaguraron las nuevas instalaciones de la carretera de Chiclana de la Frontera a Medina. Muchas personas visitan cada año este camposanto atraídas por la belleza y las instalaciones del cementerio. Además de los hermosos monumentos que se encuentran en el interior del recinto, la frondosa vegetación, grandes explanadas y lagos hacen de él uno de los espacios de culto funerario más imponentes del país.