María del Mar Pageo, la nueva presidenta de la Cruz Roja en Andalucía desde el pasado mes de abril
María del Mar Pageo, la nueva presidenta de la Cruz Roja en Andalucía desde el pasado mes de abril - ABC
ENTREVISTA

María del Mar Pageo: «Cruz Roja ha sabido adaptarse a los cambios sociales»

Entrevista a la nueva presidenta de la Cruz Roja en Andalucía

ALMERÍAActualizado:

Se hizo voluntaria en 1985 antes de que llegaran las primeras pateras a la costa de Almería, donde sigue trabajando como geriatra en el Hospital Torrecárdenas. Fue nombrada presidenta autonómica de Cruz Roja en Andalucía el 30 de abril. Un cargo que compaginará con el de presidenta de la institución en Almería, además de ser vocal del Comité Nacional.

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada, médico especialista en Geriatría y Gerontología, ejerce como facultativo especialista en el Complejo Hospitalario Torrecárdenas y es vocal por Almería de la Sociedad Andaluza de Geriatría y Gerontología. Vinculada a la institución desde hace más de tres décadas.

–¿Cómo fueron sus primeros pasos en Cruz Roja?

–Empecé con 24 años, ahora tengo 56. Entré como voluntaria en 1985. En aquellos años había un programa de atención nacional a diabéticos, se organizaban campamentos para niños. Estaba haciendo una sustitución en un centro de salud, preguntaron si un médico estaba interesado y yo levanté la mano. Desde entonces soy voluntaria.

–¿Qué recuerda de todos estos años como voluntaria?

–Estuve muchos años participando en la lucha antidiabética. Después fui uno de los médicos que prestaron atención en Almería a las primeras pateras que llegaron a Andalucía. He estado en socorros, también he dirigido un programa que tenemos de atención psicosocial al final de la vida, que interviene aquí en el complejo hospitalario de Torrecárdenas, además de otras muchas acciones como formar en Geriatría.

–¿Cómo llegaban las primeras pateras a Andalucía?

–No teníamos ningún espacio físico preparado, solo una ambulancia de Cruz Roja y cuando llegaban se los llevaban la policía a los calabozos de la Guardia Civil, les proveíamos con mantas y ropa de abrigo, le dábamos algo de comer, y si había alguien con alguna lesión lo atendíamos en la ambulancia. Todo eso ha cambiado, hemos mejorado, desde 2006 tenemos financiación para nuestros programas de atención, nuestra formación también ha crecido, tenemos espacios donde poder atenderlos, medios, material...

–¿En qué puede mejorar la atención al inmigrante?

–Es mejorable sobre todo en los espacios que hay en los puertos en los que se les podría dar una mejor atención primaria y de acogida.

–¿Los centros están saturados?

–A las administraciones les ha pillado desprevenidos esta oleada, en el año 2016 llegaron 6.000 personas a la costa, en 2017 18.000, y las previsiones para este año son aún mayores. Antes venían solo hombres, y ahora vienen muchas mujeres y niños, muchos de ellos no acompañados, y muchas de las mujeres que vienen son víctima de la trata.

–Seguro que tiene muchas historias que contar...

–Tengo miles. Siempre resulta emocionante, es un trabajo muy difícil con poco descanso. Cuando estás en el puerto y los ves llegar tan indefensos y vulnerables se te pasan miles de cosas por la cabeza, se me ponen los vellos de punta solo de pensarlo. Cómo es posible que unos seres humanos toleremos una situación así. Una de las veces que más me emocioné fue una vez que tuve que recoger a un crío de unos tres años. El pequeño no paraba de sonreir de alegría y yo tuve que hacer un enorme esfuerzo para que no se me saltaran las lágrimas; resulta muy gratificante pero por otro lado te cuestionas cómo es posible que que pasen estas cosas, que no pongamos medidas en los países de origen y que no hagamos una recepción más digna.

–¿Cómo valora la evolución social y de su entidad?

–Una de las características principales de Cruz Roja es que se ha ido adaptando a los cambios sociales. Efectivamente nos hemos volcado cada vez más en personas en situación de vulnerabilidad y en situación de riesgo de exclusión social.

–¿Cuáles son sus objetivos como presidenta de Cruz Roja Andalucía?

–Son los mismos que los que tenía en Almería, seguir atendiendo a personas en situación de vulnerabilidad y de necesidad.