El diputado de Vox Andalucía Francisco Serrano
El diputado de Vox Andalucía Francisco Serrano - J. M. Serrano

Francisco Serrano, portavoz de Vox Andalucía quiere seguir ejerciendo de abogado privado

El líder del partido de Santiago Abascal en el Parlamento andaluz pide la compatibilidad a la Cámara, según un escrito al que ha tenido acceso ABC

Sevilla/ CórdobaActualizado:

El portavoz del grupo parlamentario de Vox Andalucía, Francisco Serrano, quiere seguir ejerciendo de abogado privado en su despacho de Sevilla mientras sea diputado en el Parlamento andaluz. Así lo ha pedido en una misiva a la que ha tenido acceso ABC de Sevilla y en la que el político y jurista solicita a la Comisión del estatuto de los diputados que le dejen seguir al frente de su bufete.

La solicitud del diputado de Vox, fechada el pasado 27 de diciembre, indica que «tras jurar mi cargo como diputado autonómico tengo intención de seguir desarrollando, sin percepción de retribución dineraria, la actividad privada de administración de un despacho profesional». Dicho bufete es «Serrano Abogados, Servicios Jurídicos SLP», donde, indica el exmagistrado, «seguiría ejerciendo puntualmente servicios de asesoría» para no descuidar, asegura, «los compromisos contraídos antes de ser proclamado diputado electo».

Para tranquilidad de la comisión, Serrano asegura en su escrito que «esa puntual actividad no tendría relación alguna con asuntos en los que se viera involucrada ninguna administración, estatal, autonómica, provincial o municipal, ni con ninguna entidad o empresa vinculada a la misma, quedando restringidas solo al ámbito privado de derecho de familia y civil actividad que en todo caso no perturbaría la actividad parlamentaria».

Del mismo modo, Serrano advierte de que tiene la previsión de seguir publicando libros «conforme a compromisos contractuales de obras que se encuentran pendientes de editar».

Una vez registrado el escrito, ahora le toca pronunciarse a la Comisión del estatuto de los diputados, organismo que aún no se ha constituido puesto que la actividad parlamentaria no ha arrancado por completo.