María Núñez Bolaños, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla
María Núñez Bolaños, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla - EFE
Tribunales

La Fiscalía advierte de nuevos errores de la juez Núñez en la instrucción de las piezas separadas del caso ERE

Le pide aclaraciones sobre el cierre de la causa matriz y por achacarle un error que podría anular la pieza de la Sierra Norte

SevillaActualizado:

La juezMaría Núñez Bolaños, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, ha recibido sendas peticiones de aclaración por parte de la Fiscalía, que apuntarían a distintos errores en los que habría incurrido la magistrada en sus intentos de dar carpetazo a las distintas piezas en las que diseminó el caso de los ERE irregulares.

Precisamente, una de las notas aclaratorias remitidas ayer y a las que ha accedido ABC, se refiere al auto de 12 de diciembre por el cual la juez acordó el archivo definitivo de la causa general de los ERE, la denominada 174/11, de las que se desgajaron todas las piezas separadas, tantas como ayudas se concedieron de forma presuntamente irregular. Exponía entonces la magistrada que tras sucesivas providencias no existe ya ninguna ayuda que fueran investigada en la macrocausa que no tenga diligencias previas como pieza desgajada y que, por tanto, tampoco existe persona alguna investigada en la causa.

En las peticiones de aclaración dirigidas ayer al juzgado, los fiscales Juan Enrique Egocheaga y Manuel Fernández recuerdan que la pieza matriz consta de 349 tomos y 30 anexos y que no consta en los fundamentos de la resolución de la juez una valoración específica de todos los expedientes y demás documentación que se unieron a la causa matriz y de los que no se hace mención. Entre otras, los fiscales citan las ayudas a las empresas Rotiner Comercial, Consyproan o Composite aeroespacial. Tampoco les consta a los fiscales valoración acerca de la trascendencia penal de varios atestados entregados por la Guardia Civil como los relativos a las investigaciones sobre el incremento patrimonial de varios investigados, como del exconsejero Antonio Fernández, que tampoco constan que se desgajaran en pieza separada.

Los fiscales suponen que la decisión de la juez sobre «archivo definitivo» equivale a un «sobreseimiento libre» pero alertan de que aunque la magistrada lo acuerde sin perjuicio de recibir más atestados de la Guardia Civil «para la incoación de nuevas piezas», la aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal lleva inexorablemente al cese de toda posible investigación tanto de la policía judicial como de la propia instructora.

Tampoco entienden los fiscales que se acuerde el archivo al tiempo que la instructora dictaba dos autos para el sobreseimiento respecto a varios investigados, autos que fueron recurridos por la Fiscalía, por lo que no son firmes.

Solicitan los fiscales asimismo una rectificación del «error material» al citar la juez que el auto de división en piezas «fue confirmado en vía de recurso». Recuerdan que la Audiencia, en noviembre de 2015, tras recurso de la Fiscalía, «revocó parcialmente» el auto, dejando sin efecto varios de sus términos.

Rosendo y Sayago

En el segundo escrito remitido ayer por la Fiscalía al juzgado de Núñez Bolaños, se advierte la exasperación que ha causado a los fiscales el auto firmado por la magistrada el pasado 10 de diciembre relativo a la pieza separada denominada «Rosendo y Sayago» y conocida también como las de las ayudas en la Sierra Norte de Sevilla.

Se trata de una de las piezas más relevantes de la macrocausa penal de los ERE relativa a los 34 millones que recibió el entramado de empresas creado por José María Sayago y José Enrique Rosendo. Tras permanecer vacía de contenido la instrucción de la pieza desgajada durante dos años y medio, dos investigados, que pidieron declarar una vez vencido el plazo legal de 18 meses, han solicitado el archivo de la causa.

A la vista de la posible prescripción, la Fiscalía ya había planteado el 6 de marzo que se diera por concluida la instrucción para enviarla cuanto antes a la Audiencia de Sevilla para su enjuiciamiento, a pesar de lo cual no se agilizó la instrucción. Lo reiteró en junio siendo rechazada su petición.

Ahora la juez en su último auto llama a declarar en calidad de investigados a varias personas que lo eran en las diligencias de la causa matriz, admitiendo que de continuarse con la tramitación «en los términos interesados por el Ministerio Público», podría incurrirse en nulidad de actuaciones. Es decir, traslada la base del error que enmienda a las peticiones de la propia Fiscalía, algo que el Ministerio Público le indica «no se ajusta a la realidad».