Profesionales sanitarios durante una protesta por sus condiciones laborales en un hospital de Málaga
Profesionales sanitarios durante una protesta por sus condiciones laborales en un hospital de Málaga - Francis Silva
Sanidad

La brecha salarial entre los trabajadores del SAS y los de la sanidad vasca puede llegar a media nómina

La diferencia de ingresos anuales para un médico de primaria, entre los 6.000 y los 10.000 euros

SevillaActualizado:

Un total de 6.196 euros menos marcan la diferencia salarial anual básica de un médico de Atención Primaria del Servicio Andaluz de Salud con un colega que trabaje en el País Vasco, a igual turno y sin incluir otro tipo de complementos, ya que de esta forma aumentaría a casi 10.000 euros la brecha salarial entre ambos profesionales.

Así lo pone de manifiesto un informe del sindicato Csif que evalúa las diferencias entre las nóminas de profesionales de diferentes categorías de ambos sistemas sanitarios y que demuestra que las diferencias aumentan si la comparativa se realiza sobre trabajadores con 15 años de contrato.

Según el informe, la nómina de un auxiliar administrativo del SAS es de 5.258 euros menos que la de un mismo trabajador en el mismo puesto del País Vasco; 3.987 euros en el caso de un celador.

Las diferencias aumentan cuando la comparación se hace entre profesionales con 15 años de experiencia en el mismo puesto. En ese caso, puede llegar a producirse una diferencia del 50% del salario, sobre todo en las categorías con menor remuneración. Un pinche andaluz llega a cobrar en esas circunstancias hasta 8.700 euros menos que uno del sistema de salud vasco.

La equiparación salarial de los profesionales del sistema sanitario con la media de sus compañeros a nivel nacional es uno de los compromisos del nuevo Gobierno andaluz.

Politización

Por otra parte, y en relación a este y otros compromisos de la Consejería de Salud, el Sindicato Médico exigió ayer a través de un comunicado «que ponga fin a los agravios que siguen padeciendo los facultativos andaluces». Concretamente se refiere a lo que denomina «el cáncer de la politización de la sanidad y el despotismo de los cargos intermedios y la discriminación salarial con el resto de España».

En un tono muy crítico, el sindicato advierte de que las gerencias de los hospitales siguen haciendo modificaciones de ciertos servicios sin contar con los médicos. «Los mismos gerentes siguen en sus puestos; los mismos jefes de servicio y los directores de unidades siguen haciendo de las suyas», apuntan, además de resaltar que en Atención Primaria los gerente dimitidos no han sido sustituidos.