Los vecinos se afanaban por limpiar de barro sus casas tras la ríada en Campillos
Los vecinos se afanaban por limpiar de barro sus casas tras la ríada en Campillos - J.J.M.
INUNDACIONES

Vecinos de Campillos ante el diluvio: «Fue la noche más larga de mi vida»

Las últimas inundaciones en Andalucía se saldan con un bombero fallecido, decenas de rescates y centenares de incidencias en las provincias de Málaga y Sevilla

CampillosActualizado:

El municipio de Campillos, a unos 80 kilómetros de Málaga capital, se ha convertido en la «zona cero» de la tragedia. Cerca de 400 litros hicieron que en la noche del sábado y la madrugada del domingo este pueblo se convirtiera en un infierno de barro y agua, que destrozó todo a su paso. «Fue la noche más larga de mi vida», explicaba Francisca Valencia, mientras terminaban de retirar el lodo de la casa de su suegra.

Francisca relata horas de incertidumbre, como las vividas al no saber qué había pasado con su hija. La joven salió de casa para tomar algo con las amigas y no pudo regresar hasta la mañana siguiente, se tuvo que refugiar en casa de una amiga, con el barro por encimas de las rodillas. Su madre vivía las horas con angustia al ver lo que estaba descargando el cielo.

En uno de los 435 avisos contabilizados falleció José Gil, un bombero de Antequera que iba a un aviso por la carretera que une campillos con la vecina Teba. El agua de una riada golpeó de forma lateral el camión en el que viajaba junto a dos compañeros más. Lo sacó de la carretera y lo inundó. El agua entraba por las ventanas, por lo que cerraron una de ellas e intentaron abandonar el vehículo por la otra. Sus dos compañeros salieron y se consiguieron agarrar, pero José no pudo. «Un traspié y…», lamentaba uno de sus compañeros en el Parque de Bomberos de Antequera. No pudo agarrarse y el agua lo arrastró. Horas después, sobre las 10.00 horas de la mañana, su cadáver apareció a unos siete kilómetros del camión.

En Antequera, municipio del que era natural, se han decretado tres días de luto por el fallecimiento. Personal del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio de Psicológicos presta asistencia y apoyo a la familia de la víctima. También a los compañeros en el parque. Una treintena de hombres que en la mañana del domingo trataban de arropar a los dos bomberos que vieron a su compañero arrastrado por las aguas.

Consternación en el Parque de Bomberos de Antequera por la muerte de José Gil
Consternación en el Parque de Bomberos de Antequera por la muerte de José Gil - J.J.M.

El diluvio ha dejado casas anegadas, rescates de personas y cuantiosos daños materiales. El barro se agolpaba en las calles, los coches aparecían empotrados en las fachadas, carreteras cortadas, interrupción de conexiones de ferrocarril y los parques o zonas deportivas destruidas. «Nos han rescatado a mi hija de ocho años y a mí a las dos de la madrugada. El agua me llegaba casi por el pecho. La casa está destrozada», señalaba Alberto Pacheco en la avenida de la Constitución, que «bajaba como si fuera un río», apostillaba Rocío Prados. Las precipitaciones hicieron que se desbordara el arroyo Rincón. «Empezó a llover a las 22.00 horas y a los 2.00 me viene para acá, que viven mis abuelos. El agua me llegaba por la cintura», asegura Jesús Galeote.

Fue una noche larga. Se rescató a una treintena de personas en un establecimiento hostelero y a una veintena de jóvenes cerca de la casa cuartel de la Guardia Civil atrapados en el tejado de una cochera. También se tuvo que sacar a un grupo de 15 personas en una casa junto a la depuradora. En toda la comarca había problemas. Entre los más afectados se cuentan Almargen, Antequera, Ardales, Carratraca, Casarabonela, Campillos, Fuente de Piedra, Humilladero, Sierra de Yeguas y Teba, donde hubo que sacar a 66 personas en un autobús en la carretera de Ronda o a 16 que quedaron bloqueadas en una casa.

Rescates y desalojos

La Barriada del Chorro en Antequera quedó parcialmente incomunicada desde Álora, debido a la crecida de los arroyos de la zona. Lo mismo sucedió en la zona de la Hacienda Monte Pilar, junto a unas 80 viviendas en Bobadilla-Estación (Antequera). El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) suspendió los transbordos de viajeros por carretera que se estaban llevando a cabo de Ronda a Bobadilla por la afección de la vía férrea. También se cerró el tráfico de trenes entre las estaciones de Campillos y Almargen, así como entre Fuente de Piedra y La Roda (en Sevilla).

El caos provocado por las lluvias hizo que a la zona se desplazaran unos 200 efectivos en Málaga de distintas unidades –Seguridad Ciudadana, Montaña, actividades subacuáticas y Tráfico–, coordinados por la Central Operativa, que también contó con la presencia de tres helicópteros en la provincia, uno tuvo que hacer un rescate de urgencia en Cortes de la Frontera en la Serranía de Ronda. El Cuerpo Nacional de Policía también ha sumado un helicóptero a las tareas de reconocimiento y rescate. Han estado operativos más de 100 agentes de las comisarías de Antequera y Ronda con efectivos de varias unidades de UPR desplazados desde la Comisaría Provincial de Málaga.  

Vecinos de Campillos limpian una de las casas anegadas el pasado domingo
Vecinos de Campillos limpian una de las casas anegadas el pasado domingo - J.J.M.

A esto se suma los efectivos de Infoca, que estaban desplegados en la franja afectada desde primeras horas de esta trágica jornada. La Unidad Militar de Emergencias (UME) fue activada poco antes de las 13.00 horas de ayer para ayudar en los trabajos de recuperación que se están llevando a cabo en la comarca de Antequera. Se desplegó un destacamento de 85 militares y 35 vehículos. Comenzaron a trabajar en Campillos, donde el Consistorio pretende la declaración de «zona catastrófica». La UME también se desplegará por Sierra de Yeguas y Teba. El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, explicó sobre el terreno que se está empezando a elaborar técnicamente la declaración de «zona catastrófica».

El cielo siguió arrojando agua ayer. Sobre las 12.00 horas, la tormenta descargó más de 130 litros en Estepona, que dejó a cerca de 2.000 vecinos de la urbanización Forest Hill atrapados tras desprenderse parte de la carretera que da acceso a sus viviendas. El Ayuntamiento tuvo que habilitar un acceso alternativo a esta urbanización, en cuya salida se tuvo que efectuar el rescate de una familia que se vio arrastrada por una riada dentro del coche.

Aislamiento en Sevilla

En Ronda se ha perdido uno de los muros de los baños árabes, uno de los monumentos históricos de la ciudad, que obligó a cortar el paso por el Puente Viejo. Los 120 litros causaron más de un centenar de incidencias en la ciudad y se tuvieron que efectuar rescates en algunos municipios de la Serranía de Ronda.

El temporal de lluvia también se cebó con la Sierra Sur de Sevilla, en la que se registraron más de un centenar de incidencias en una veintena de municipios. El peor parado fue El Rubio, que quedó incomunicado por el desbordamiento del río Blanco. Los destrozos provocados por el temporal se dejaron notar durante toda la madrugada del domingo, especialmente, en las localidades de Osuna, Morón de la Frontera, Marchena, Los Corrales, la Puebla de Cazalla, Montellano, La Roda de Andalucía, Badolatosa y Pedrera.