La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación
La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación - Archivo
AGRESIÓN SEXUAL

Detenido en Málaga por seguir con las relaciones sexuales cuando la chica le pidió parar

El varón de 41 años conoció a su supuesta víctima en la Feria de Málaga, se fueron a mantener relaciones sexuales consentidas, pero no paró cuando la chica se lo pidió. La mujer acudió al hospital con lesiones y lo denunció

MálagaActualizado:

Ambos se conocieron en una sala de fiesta de Málaga capital durante la Feria de agosto. El ambiente se caldeó en el establecimiento, por lo que decidieron irse a otro lugar. Se trasladaron al domicilio del hombre y comenzaron a mantener relaciones sexuales. Arrancaron un acto sexual aprobado por ambos, pero el varón de 41 años comenzó a mostrarse demasiado brusco en sus prácticas y la chica decidió parar lo que estaban haciendo. La mujer se negó a seguir con las relaciones.

Sin embargo, el hombre siguió adelante, haciendo caso omiso a las negaciones de la chica, según explicó la denunciante a la Policía Nacional. La penetró y consumó lo que habían comenzado, sin el permiso de la supuesta víctima. Tras los hechos, la mujer acudió a un hospital, donde fue asistida por las lesiones que presentaba en la zona genital.

Tras la revisión y someterse a los tratamientos adecuados, la presunta víctima denunció lo que había sucedido ante la Policía Nacional. La Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) identificó y localizó al presunto responsable de los hechos, que fue detenido por un posible delito de abuso sexual con penetración, tras excederse el arrestado con la víctima en un encuentro sexual de inicio consentido, pero que se tornó en abuso tras la negativa de la chica.

Segundo detenido por abusos

Este es el segundo caso de abusos sexuales durante la Feria de Málaga. La Policía Nacional ya detuvo a un varón de 32 por una supuesta agresión sexual a un joven de 16 años. En aquella ocasión, la chica contó a los agentes que perdió a sus amigas en la madrugada del 15 de agosto. Iba buscándolas y vio a una conocida, que iba acompañada por un hombre. Este le ofreció ayuda y, tras calmarla, le dio de beber de la copa que estaba tomando. En ese momento, la chica de 16 años se sintió mareada e indispuesta. 

Según el relato de la menor, el varón le reveló que en la bebida iba disuelta una pastilla de MDMA. Tras lo cual le ofreció subir a su casa y le dio otra pastilla. La adolescente aseguró a los investigadores que no recuerda nada desde ese momento. Sólo que se despertó en ropa interior y con lesiones en los brazos. Cuando llegó a casa, le contó lo sucedido a su madre y dijo que sospechaba que habían abusado de ella, por lo que decidieron denunciar ante la Policía Nacional, que arrestó a supuesto agresor sexual.