El perito judicial en Mijas Comunicación
El perito judicial en Mijas Comunicación - ABC
CASO ESPIONAJE

Así se descubrió el espionaje en los ordenadores de Mijas

El informe pericial firmado por dos profesionales acreditados desgrana cómo fue la investigación preliminar, a la espera de la firma de una posible ampliación

MijasActualizado:

Un cambio de dirección en la empresa Mijas Comunicación acabó desvelando una trama de espionaje que tenía «información clasificada» de varios concejales del municipio, concretamente de siete de los ocho que forman el consejo de administración de esta entidad –según narró perito en el consejo de administración el 22 de marzo–. El primer informe pericial elaborado revela cómo se descubrió este caso de espionaje, sobre todo a trabajadores de los medios de comunicación locales. Señala cómo se «pincharon» los ordenadores para controlar toda la actividad, en una trama que adelantó por ABC durante varios días de la semana pasada.

El pasado 12 de febrero el director de Mijas Comunicación fue cesado y en su lugar se nombró a la actual dirigente, que encargó una auditoría informática que ha destapado el escándalo –según el informe pericial–. El documento acredita que un día después del cese el antiguo director se dedica a hacer copia de seguridad de todos sus dispositivos y a las 22.48 horas entra en la empresa para llevarse cosas, activando la alarma con su código personal. El 14 de febrero el director transfiere todo lo del correo de dirección a su cuenta personal y deja solo un Drive tres gigas.

La nueva directora toma posesión de todo lo que hay en el despacho, haciéndose un inventario en presencia de varios trabajadores. El traspaso de poder no es efectivo hasta el 19 de febrero y la directora descubre que todo ha sido eliminado. El antiguo director pide vacaciones. El día 20, la directora se pone en contacto con la Asociación de Tasadores y Peritos Judiciales para pedir la asignación de un perito judicial informático forense que recupere las cuentas de correo. El consejo aprueba por unanimidad contratar al perito judicial el 1 de marzo.

Conversaciones guardadas

Se hacen cambios de claves y de correos. Se recuperan 831 gigas de información borrada. Se inspeccionan los ordenadores y se detectan programas espía. Se descubren conversaciones guardadas de los miembros del consejo de administración y se encuentra material para espiar –según informó el perito al consejo de forma verbal–. La auditoría comienza el 4 de marzo y en los primeros siete días se confirma la asignación de contraseñas a personas sin su conocimiento. Se les pide el teléfono a cinco trabajadores y, según explica el documento, uno de ellos «de improvisto» manifiesta que «tiene pruebas para destruir al alcalde».

Se revisan los ordenadores y se detecta un programa llamado «spigot» para guardar contraseñas. El día 11 de marzo, mientras se revisa el ordenador de administración salta un aviso de que otra persona está usando la computadora y se detectan dos programas para guardar copias de seguridad por remoto. El peritaje acredita que la copia se desvía a un correo de la empresa. Ese mismo ordenador, uno de los principales de la entidad, tiene también un programa para monitorizar e interactuar desde remoto.

El alcalde se queda solo

Los trabajadores muestran las sospechas sobre que se conocía todo lo que imprimían y en el equipo de la directora se encuentra el «clever.file» para monitorizar la actividad. Se rastrea el «clever.control» y se comprueba que es una aplicación que no deja rastro y que es capaz de captar hasta las pulsaciones de teclado, activar el micro para escuchar conversaciones o la cámara para ver qué ocurre.

Los hallazgos se exponen en el consejo de administración del 22 de febrero, donde se descubre la trama de espionaje con pruebas en los 831 gigas recuperados. Sin embargo, días después, ABC desvela lo que está ocurriendo y el relato íntegro del perito a los consejeros. En el siguiente consejo de administración el pasado viernes, el alcalde de Mijas lleva un abogado y trata de desacreditar al perito judicial. Vota en contra de seguir con la auditoría, pero la oposición le supera y aprueba seguir adelante con la investigación.

Es cuando el alcalde se va sin firmar la ratificación del acuerdo, que permite seguir adelante auditando y se para la investigación. El regidor se va a la Guardia Civil y denuncia al perito por estafa, mientras los 831 gigabytes de información recuperados, que darían supuestamente las claves y alcance del espionaje, siguen sin auditar a la espera de la firma del alcalde. PP, PSOE y Costa del Sol Sí Puede han puesto el informe y los indicios desvelados el 22 de marzo en conocimiento de la Fiscalía.