Juan Antonio Roca, en una de sus salidas de la cárcel
Juan Antonio Roca, en una de sus salidas de la cárcel - EFE
MALAYA

El cerebro de «Malaya» ya no dormirá en la cárcel tras conseguir el tercer grado

Juan Antonio Roca ha cumplido algo menos de 12 años de prisión y ahora reinsertará a otros exreclusos con Cáritas

MÁLAGAActualizado:

El principal acusado de «Malaya», la macrooperación judicial que dinamitó la corrupción urbanística en Marbella, está más cerca de conseguir la libertad total. Tras pasar poco menos de doce años en la cárcel, Juan Antonio Roca ya ha accedido al tercer grado y ni siquiera tendrá que ir a dormir a prisión.

Fue el pasado mes de enero cuando el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, adoptó esta decisión, paso previo a la libertad condicional, con el visto bueno de la Fiscalía y en contra del criterio de la administración penitenciaria.

Pero ha sido ahora cuando se ha hecho efectiva, según ha adelantado en su edición de este miércoles el diario «Sur». Este periódico informa de que al exgerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella se le ha dispuesto una pulsera telemática para tenerlo controlado, por lo que ya no tendrá que ir a dormir a la cárcel. Roca se encontraba recluido en el penal de Botafuego, en Algeciras.

Condenado a 20 años

Ahora, Roca realizará labores dentro del programa de reinserción de reclusos y ex internos que tiene en marcha Cáritas Málaga en el centro Nuestra Señora de la Merced. Se trata de un centro de acogida donde la institución religiosa trata de formar a presidiarios o personas recién puestas en libertad para adaptarse a su nueva vida en comunidad.

Juan Antonio Roca está condenado por los casos Saqueo I y II, Minutas, Belmonsa, Urquía o Malaya. Las penas después de todos estos procesos judiciales se agruparon y quedaron en 20 años de prisión.

El cerebro de «Malaya» ingresó en la cárcel por primera vez el 29 de marzo de 2006 y ha permanecido de forma ininterrumpida desde abril de 2008. Tiene más de un centenar de procesos judiciales pendientes, pero el 16 de noviembre 2016 salió con su primer permiso penitenciario, tras llevar cumplidos más de 10 años. Ahora ya ni siquiera dormirá en prisión.