Furgón de la Policía Nacional
Furgón de la Policía Nacional - ABC
PEDERASTA

Abusaba de niñas en una habitación «secreta» donde guardaba 1,3 millones de archivos pedófilos

El hombre de 50 años está en prisión por abusar de varias menores en su domicilio de Vélez-Málaga, donde fue incautado todo el material estudiado por la Policía Nacional

MÁLAGAActualizado:

El sujeto se aprovechaba de una relación de parentesco con una de las víctimas y, desde una posición «reconocida» de confianza, se llevaba a las niñas a su domicilio y las sometía a actos de índole sexual. Abusaba de las menores y obtenía imágenes pedófilas, valiéndose de engaños, ofreciendo meriendas o regalos para hacer su voluntad. La Policía Nacional comprobó que lo hacía en una estancia «secreta» de su hogar.

Era un cuarto en el que exhibía a las niñas imágenes pornográficas y tenía instalado en el ordenador un navegador que le permitía ocultar sus actividades ilícitas. Una habitación del horror para sus víctimas donde, tras su detención en Vélez-Málaga, se le han incautado 1,3 millones de archivos con actividades sexuales donde aparecen menores.

En el registro en la vivienda, los agentes intervinieron para su análisis tres ordenadores, 432 DVD y 12 CD. También nueve memorias USB y tres discos duros que almacenaban gigas de material pedófilo. Abusó de varias niñas, amigas y pertenecientes a un mismo entorno. El hombre era conocido por las familias, según la Policía Nacional.

Los agentes actuaron tras la denuncia de una madre por presuntos abusos sexuales a su hija menor. La investigación se inició el pasado mes de abril, en el momento en el que la progenitora señaló la posibilidad de que su hija de corta edad hubiera sufrido abusos sexuales por parte de un adulto, familiar de unas compañeras del colegio.

Los expertos policiales iniciaron una investigación dirigida a comprobar la veracidad de los hechos y detener al presunto autor. Fruto de esto, identificaron en la localidad malagueña a un hombre de 50 años y nacionalidad española.

El operativo se llevó a cabo en abril con la práctica de un registro en el domicilio del investigado. Los agentes intervinieron numeroso material informático para su análisis y estudio. Los informes periciales han catalogado más de un millón de archivos grabados y almacenados por este individuo, que está en prisión desde que se produjo la operación hace ya diez meses.