Basura esparcida en un céntrico tramo del tranvía de Jaén
Basura esparcida en un céntrico tramo del tranvía de Jaén - Javier López
Infraestructuras

Tranvía de Jaén, un basurero de 128 millones de euros

Plásticos, papeles, colillas y cartones jalonan el itinerario, utilizado como aparcamiento provisional por su falta de uso

JaénActualizado:

El tranvía de Jaén es utilizado por la población como pista deportiva, aparcamiento y basurero urbano. Esta infraestructura inactiva, cuyo coste ascendió a 128 millones de euros, está jalonada de desperdicios depositados por una parte de la población. Abundan las colillas, las latas, los papeles y las bolsas de plástico, que en determinados tramos comparten espacio con troncos, cartones, juguetes e incluso una percha.

La presencia de la basura es especialmente relevante en el tramo del tranvía que discurre por la avenida EduardoGarcía Triviño, uno de los principales enclaves de la ciudad. En esta zona se mantienen los objetos sin retirar durante días. Y durante meses si han sido depositados en la máquina expendedora de billetes, convertida en una papelera atestada de plásticos, situada en una marquesina por cuyo cristal relampaguea una pintada soez.

Parte del trayecto del tranvía es utilizado también por corredores populares que aprovechan la mullida superficie de césped artificial para realizar ejercicio. Y otra parte para aparcamiento, en teoría provisional, pero que en ocasiones se convierte en duradero. Esta infracción del reglamento de circulación tiene, no obstante, una repercusión positiva, dado que descongestiona el tráfico en la céntrica avenida de la Estación, congestión que se deriva precisamente de la existencia del tranvía.

En principio, tanto el aparcamiento como el uso deportivo de la infraestructura cejarán cuando la Junta de Andalucía ponga en funcionamiento el tranvía tras ser declarada de interés metropolitano. La consejería de Fomento anuncia al respecto que comenzará a circular por la ciudad en abril de 2019, un mes antes de que se celebren las elecciones municipales. Es decir, exactamente 8 años después de que fuera inaugurado en prácticas por la entonces alcaldesa socialista Carmen Peñalver.

Como los comicios municipales constituyeron un fracaso electoral para el PSOE, el tranvía retornó al garaje para no salir. El sucesor de Peñalver en el cargo, José Enrique Fernández de Moya, del PP, decidió retirarlo de la circulación por su elevado coste, dado que, según expuso para justificar su decisión, la inversión anual para su explotación superaría los 5 millones de euros, demasiado dinero para el Ayuntamiento porcentualmente más endeudado de España. Por esta razón, el actual regidor, Javier Márquez, también popular, ha evitado ponerlo en funcionamiento, si bien ha negociado para que la Junta de Andalucía se haga cargo de la infraestructura.