Juan Fernández, alcalde de Jaén
Juan Fernández, alcalde de Jaén - ABC
TRIBUNALES

El juez admite la querella del PSOE contra el alcalde de Linares por apropiación del dinero del grupo municipal

Juan Fernández niega haber sustraído ninguna cantidad y califica de cobardes a sus excompañeros de partido

JaénActualizado:

El juzgado mixto número 2 de Linares ha admitido a trámite la querella presentada por el PSOE contra el alcalde de Linares, Juan Fernández, y el concejal Juan Sánchez al observar indicios para incoar un procedimiento de diligencias previas por presuntos delitos de malversación de caudales públicos, apropiación indebida, administración desleal y estafa. En un auto, el juez cita al regidor y al edil para declarar como investigados el 1 de febrero.

La resolución judicial considera que «en los hechos consignados en la querella resultan indicios suficientes para incoar un procedimiento, admitiendo la querella, y practicar las diligencias de investigación solicitadas». Los hechos apuntan a que presuntamente Fernández y Sánchez habrían sustraído fondos públicos destinados al PSOE «en beneficio propio», cuyo importe asciende a 100.300 euros para Fernández y 13.200 euros para Sánchez.

El alcalde, por su parte, ha negado que sustrajera dinero de la agrupación. Al respecto a explicado a este periódico que la cuenta del grupo es mancomunada, lo que le impediría retirar dinero sin que tuviera constancia de la operación la vicepresidenta de la Diputación de Jaén, Pilar Parra, a la que ha acusado de urdir una maraña para desacreditarlo políticamente.

Precisamente, Fernández, que ha sido expulsado del PSOE so pretexto de que había cometido esta relación de actos delictivos, ha presentado una querella contra Parra por injurias y calumnias. Por idéntica razón, también se ha querellado contra el secretario general del PSOE de Jaén y presidente de la Diputación, Francisco Reyes, y contra el secretario general socialista de Linares, Daniel Campos.

«Ninguno de ellos ha acudido a la cita judicial. Yo sí lo haré porque no tengo nada que esconder. Ellos tendrán que demostrar que delinquí», ha advertido Fernández, quien ha resaltado que el proceso sigue su curso a pesar de que ninguno de los querellados «tuvo la valentía de acudir al acto previo de conciliación. Ni siquiera aceptaron el reto a un debate público para aclarar a la militancia y al resto de la ciudadanía la realidad de la situación».

La situación, según el PSOE, es que una auditoría de las cuentas realizada por una empresa externa tras la elección de la nueva ejecutiva municipal en noviembre de 2017 puso de manifiesto «una operativa presuntamente criminal de cada querellado».

En el caso de Juan Fernández, constató, siempre según el PSOE, que, desde enero de 2013, y durante 5 años, se había retribuido a sí mismo mensualmente 1.700 euros provenientes de cuentas bancarias que se abastecían de las asignaciones que el Ayuntamiento de Linares destinaba al grupo municipal socialista. Ese cobro mensual se repitió durante 59 ocasiones, lo que, según el PSOE, ha reportado a Fernández la cifra de 100.300 euros.

En el expediente disciplinario interno, incoado por el PSOE, y que desembocó en su expulsión del partido, Fernández fue «incapaz de ofrecer una explicación cabal y razonable del destino del dinero que había venido recibiendo durante más de 5 años».

En el caso de Juan Sánchez, entonces secretario de organización, la mecánica consistió en detraer, mensualmente, la cantidad de 600 euros, que, según el PSOE, se quedaba para sí mismo, por lo que la suma total apropiada ascendería a 13.200 euros. En el expediente disciplinario incoado, tampoco pudo justificar el supuesto aprovechamiento, según su expartido.

«No existe acuerdo alguno, de ningún tipo, adoptado ni por la Comisión Ejecutiva Local del PSOE ni por la Asamblea del PSOE de Linares, ni por ningún otro órgano del PSOE, local, provincial, autonómico ni nacional, que autorizara o acordara remunerar a Fernández y Sánchez con cantidad económica alguna», recalcaba la denuncia.

Los hechos puestos en conocimiento del juzgado fueron conocidos tras la renovación de la comisión ejecutiva municipal del PSOE de Linares, que encargó una auditoría externa para conocer la situación económica de la agrupación. «Nuestra obligación era no mirar hacia otro lado y eso es lo que hemos hecho, cueste lo que cueste, porque estamos hablando de comportamientos que no tienen cabida en este partido y que no vamos a tolerar ni a silenciar», aclaraba entonces la comisión.