Rocío del Mar Castellano ante las puertas del Ayuntamiento de Almonte
Rocío del Mar Castellano ante las puertas del Ayuntamiento de Almonte - Miguel A. Jiménez

Rocío del Mar Castellano«También voy a ser la alcaldesa de los que me han insultado, y les voy a demostrar que se equivocaban»

La nueva alcaldesa de Almonte explica para ABC sus primeras sensaciones tras una investidura «difícil» a la que siguió un comienzo de legislatura arropada por un equipo de Gobierno «que rema en una misma dirección» y en la que ha recibido el «apoyo y solidaridad» de mucha gente «de diferente procedencia o ideología»

AlmonteActualizado:

Rocío del Mar Castellano es profesora de Lengua y jefa de Estudios del Instituto de Enseñanza Secundaria La Ribera, de Almonte, además de concejala de Mesa de Convergencia desde 2015, o lo era hasta el pasado sábado, cuando fue elegida por 12 de los 21 concejales del Pleno del Ayuntamiento de Almonte como la nueva alcaldesa de la localidad. Sus compañeros en el equipo de Gobierno son los ediles del PSOE, PP e Independientes, una experiencia inédita que no todo el mundo ha sabido entender y que le ha llevado a sufrir insultos y amenazas.

¿Cómo se siente pasados unos días desde la sesión de investidura?

Me siento tranquila, con fuerza y con ganas para llevar hacia delante este proyecto, en el que creo desde el principio, e intentar hacerlo siempre lo mejor posible, pensando exclusivamente en lo mejor para el ciudadano de Almonte, El Rocío y Matalascañas.

¿Han sido momentos duros los de estos últimos días?

Han sido momentos duros, momentos de tensión, fundamentalmente en las negociaciones, porque estas han sido complicadas. Pero ha habido momentos duros en los que hemos tenido que aguantar, sobre todo yo, insultos, amenazas e incitaciones al odio que además están denunciadas ante la Guardia Civil. Y luego, fue muy dura la salida del nuevo equipo de Gobierno a la calle, donde había gente a la que se había traído expresamente para que insultara a la nueva alcaldesa, algo que me parece muy grave, porque en ese momento ya era la máxima autoridad del municipio.

Le han mandado a su casa a fregar…

Sí, me han mandado a mi casa a fregar, a limpiar, me han dicho gorda, que eso no es un insulto, puesto que es que estoy gorda. Pero me han dicho golfa, sinvergüenza, hipócrita, te vas a tener que ir de Almonte antes del día 15, «antivirgen» del Rocío y un largo etc., todo un cúmulo de insultos e improperios.

-¿Qué tienes que decirle a toda esa gente?

Como ya sabes me dedico a la educación, y no tengo más que decirles que la base de todo es eso, la educación. Evidentemente, puedes venir a las puertas del Ayuntamiento a expresar tu desacuerdo con lo que se haya hecho, pero nunca, nunca, nunca se puede faltar al respeto de nadie. También voy a ser alcaldesa de ellos y ellas, de los que me han insultado, y voy a intentar demostrar en estos años que estaban equivocados.

Hay gente que cree que eso va incluido en la nómina de un alcalde

Yo no pienso así. Creo que en la nómina de un político o de una alcaldesa está trabajar 24 horas, está dejar un poco al margen tu vida persona, no tener horarios… ahora, recibir insultos, amenazas e incitar al odio contra una persona, eso no creo que esté en la nómina de un político. Lo dije en mi discurso de investidura y lo digo ahora también: contra este tipo de actuaciones vamos a tener tolerancia cero, vamos a ser implacables. Ya con lo que pasó el sábado creo que fue demasiado. No vamos a permitir este tipo de actitudes porque son delito y vamos a actuar contra esos delitos.

¿Intuía que podría pasar algo así?

Intuíamos que podía pasar algo porque llevaban desde el día 4, que empezaron a establecerse los primeros contactos para las negociaciones, arengando a la gente por las redes sociales para que se manifestaran. Todo está recogido en las redes sociales. También quiero decir que a mi me sorprendió para bien porque a pesar de la incitación no había más que un puñado de personas. Son válidas todas las personas, una sola persona es válida, pero los que proferían insultos a las puertas del Ayuntamiento de Almonte no representan al pueblo. Menos de un centenar de personas no representan a un pueblo con más de 20.000 habitantes.

Este es un pacto que lleva colgada una infinidad de etiquetas, han dicho de él que es el pacto de la vergüenza, de los perdedores, de la traición, del odio… ¿qué etiqueta le pondría la alcaldesa de Almonte?

Es un pacto pleno de consenso, hemos sido capaces de poner de acuerdo a cuatro fuerzas políticas, algunas de ellas en las antípodas. Creímos que éramos el grupo que podríamos hacer de árbitro entre los distintos grupos, así lo han entendido todos y ahora mismo lo que yo transmito a todos los compañeros del equipo de Gobierno es que aquí no hay cuatro grupos políticos, hay un equipo de Gobierno trabajando en una única dirección.

Sin embargo, Francisco Bella afirma que este pacto está dividiendo a la sociedad

Desde el lunes que empecé a trabajar todo lo que he tenido son muestras de apoyo y solidaridad, además de enhorabuenas por parte de mucha gente, de diferente procedencia o ideología, gente a la que ni siquiera conozco. Con eso me voy a quedar.

¿Cómo están siendo estos primeros días con los nuevos compañeros de gobierno?, ¿Está todo el mundo arrimando el hombro?

Sí, todo el mundo está colaborando. Esta mañana ya hemos tenido una reunión entre todos para intentar cerrar los flecos que quedaban en el reparto de concejalías. Vamos a remar todos juntos, esa es la actitud que estoy encontrando en todos y cada uno de los miembros del nuevo equipo de Gobierno.

¿Teme que los egos o los intereses partidistas puedan romper este pacto, esta situación de consenso?

El inicio de las negociaciones sí dio lugar a las tensiones propias de este tipo de situaciones, pero ahora mismo no estoy viendo esa situación, sino todo lo contrario, y me entristecería mucho que eso ocurriera porque significaría que Mesa de Convergencia ha fracasado en su objetivo.

¿Qué proyectos u objetivos son irrenunciables para esta nueva alcaldesa?

Irrenunciable es la limpieza del pueblo. Hay que hacer un plan urgente y sentarse con la nueva empresa de recogida de basuras. También es necesario un servicio efectivo por parte de la administración local en la tramitación burocrática: no se pueden producir los retrasos y colas que venimos sufriendo en los últimos años y desde luego, es fundamental un pueblo seguro con una policía suficiente y dotada de los recursos necesarios. Una auditoría también es necesaria para saber de dónde partimos: este es un Ayuntamiento con una deuda importante y tenemos que saberlo porque si no las deudas pueden llegar a ahogarnos. No son grandes proyectos, proyectos faraónicos, porque nosotros siempre hemos pensado que podemos ofrecer lo que sabemos que podemos hacer. Si luego surge un proyecto grande y lo podemos realizar, pues perfecto, pero no queremos vender humo. Nuestro caballo de batalla es un pueblo limpio, un pueblo seguro, y hacer que Matalascañas y El Rocío sean capaces de romper la estacionalidad propiciando un sector turístico dinámico y que aporte riqueza. Son proyectos perfectamente asumibles desde un Ayuntamiento que parte de una posición económica difícil.

¿Ha tomado ya conciencia del estado en el que se encuentran las arcas municipales?

Todavía no sabemos exactamente en qué situación estamos, pero la deuda puede rondar los 80 millones de euros. Es una barbaridad, ese también es un proyecto: esta deuda hay que ir aminorándola para que no suponga un lastre para las próximas generaciones.

Usted misma ha afirmado que se presentan grandes acontecimientos para el municipio ¿cómo los afronta?, ¿Se siente nerviosa?

Nerviosa me siento porque esto es algo nuevo. Aunque llevo cuatro años en la oposición, ese desempeño no tiene nada que ver con el Gobierno. Nerviosa, pero por otra parte los trabajadores municipales con los que me estoy encontrando se han puesto inmediatamente al servicio del nuevo equipo de Gobierno y está todo bastante avanzado en cuánto a organización. Los considero retos muy importantes que se vienen a corto plazo y que hay que acometer, son eventos en los que vamos a dar ya la primera imagen de Almonte.

Muchas de las tradiciones de este pueblo tienen un claro componente religioso. Hay quien dice que no es usted la alcaldesa adecuada porque Mesa de Convergencia en algún momento formó parte de Podemos y porque es un partido con una tendencia marcadamente de izquierdas, ¿qué tiene que decir ante esto?

Lo que Rocío del Mar Castellano sea o no sea no va a condicionar a la Alcaldía de este municipio. El primer acto que tengo es el próximo domingo representando al Ayuntamiento en la celebración del Corpus. Todo el mundo sabe que tengo una ideología de izquierdas, pero yo he vivido y sigo viviendo intensamente las tradiciones de mi pueblo. Incluso mi padre llegó a formar parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad Matriz y la Saca de las Yeguas me encanta. Lo que tengo claro es que nadie debe tener ningún tipo de preocupación porque la Alcaldía va a representar en todo momento a todos los almonteños independientemente de lo que piense Rocío del Mar Castellano. Creo que esos comentarios son interesados y que sólo buscan provocar un desgaste.

Ha repetido en muchas ocasiones que todo esto no te hace falta para vivir…

Tengo mi trabajo, soy funcionaria con un destino definitivo en un instituto de mi pueblo. Un trabajo que además me encanta y al que me llevo dedicando toda la vida. Mi marido también es funcionario y mis hijos ya se han emancipado. No me ata nada a todo esto, de hecho, lo único que me ata es ser capaz de demostrar que otra forma de hacer las cosas es posible, que ya se ha acabado la época de las mayorías absolutas y que se impone el diálogo. En el momento que yo considere que no estoy consiguiendo lo que pretendo diré «hasta aquí señores, no he sido capaz», y me iré a mi puesto de trabajo en mi instituto. Mi compromiso es de cuatro años, pero nadie de arriba me va a obligar a aguantar, ni mi situación personal va a hacer que me mantenga en el cargo porque yo mi vida personal y profesional la tengo resuelta. Si esto no funciona como un equipo lo consideraré como un fallo mío porque soy quien está a la cabeza, y entonces me tendría que plantear si merece la pena seguir o no.

¿Habrá continuidad en la realización de los proyectos o el reparto de la alcaldía por dos años supondrá que se evidencien dos proyectos diferentes?

Hemos marcado una línea de trabajo que pretendemos que sea válida para los cuatro años.

Hay muchos almonteños que acostumbrados ya a décadas de mayorías absolutas ven con cierta extrañeza, incluso con cierto miedo, esta fórmula del 2+2, ¿qué tendría que decirles?

Que no va a haber ningún problema, que vamos a iniciar el camino ahora, y que cuando se produzca el relevo el camino va a estar iniciado para continuarlo. Por lo que veo en los compañeros con los que me siento quiero decirles a los ciudadanos que estén tranquilos, porque este equipo de Gobierno conformado por cuatro partidos va a tener un único programa de gobierno que va a durar los cuatro años de legislatura.

Va a haber más partidos en el gobierno que en la oposición.

El portavoz de Ilusiona no ha encajado todavía que las normas han cambiado y que todo lo que hemos hecho es lo que permite la Ley. Es verdad que la oposición va a haber un grupo solo. También es cierto que podría no haber habido nadie en la oposición, porque nosotros a Ilusiona le planteamos lo mismo: entrar a formar parte del Gobierno y se negaron sin dar ningún tipo de explicación.