El temporal de la última semana ha dejado expuesto el muro de contención de Matalascañas
El temporal de la última semana ha dejado expuesto el muro de contención de Matalascañas - ABC
CONSECUENCIAS DEL TEMPORAL

Los propietarios de Matalascañas culpan al Gobierno de los daños en el litoral onubense

Critican la «pasividad» del Ejecutivo y de la Junta ante «la histórica pérdida de arena» y estudian denunciar ante la Unión Europea

Actualizado:

La Asociación de Propietarios de Matalascañas ha señalado al Estado como «responsable de los gravísimos daños producidos por el temporal de los últimos días en el litoral onubense». Los propietarios consideran que el Gobierno ha mantenido una actitud de «absoluta pasividad» ante la «histórica pérdida de arena en estas playas» y reclaman tanto al Ejecutivo como a la Junta de Andalucía la implantación de las medidas previstas en el estudio presentado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2014, para «dejar de poner parches y malgastar el dinero de los ciudadanos» al tiempo que advierten de que llevarán el asunto ante la Unión Europea.

Según la asociación, el mencionado estudio estaba planteado en dos fases. En la primera se acometería una actuación de urgencia en El Portil y acto seguido se afrontarían las obras en Matalascañas, con la regeneración de los espigones o escolleras, algo que no se ha producido. Recuerdan así mismo los propietarios que en el año 2002 el Gobierno de José María Aznar llevó a cabo una regeneración de toda la playa «con la promesa de que cinco años después se volvería a echar arena» aunque desde entonces, según sostienen en una nota de prensa, solo se habrían «volcado» 10.000 metros cúbicos más 40 metros lineales de los acantilados de Mazagón a Matalascañas, «que se han derrumbado llevándose por delante casas, calles de camping y chiringuitos».

Ante esta situación y aunque agradecen tanto al presidente Mariano Rajoy como a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, su visita para comprobar los daños del temporal y mostrar su apoyo a los vecinos, animan a los alcaldes de los municipios afectados a que se sumen a la asociación para exigir a ambas administraciones la implantación de las medidas previstas en el estudio de 2014.

La Asociación de Propietarios de Matalascañas ya contactó en 1998 con el Ministerio de Medio Ambiente para trasladar el problema de erosión que padecía la playa. En aquel momento, el director general de Costas, Fernando Marín, reconoció en una carta esta situación, provocada por diversos factores, entre ellos la retención de sedimentos originada por la construcción del dique de la desembocadura del Guadiana y del dique Juan Carlos I.

La solución pasaba por la demolición de ambas infraestructuras, algo imposible atendiendo al interés social de estas construcciones, y en el caso concreto de Matalascañas, por la ejecución de un by-pass permanente de arena desde poniente a levante –que incumbiría a la Autoridad Portuaria de Huelva-, y el retranqueo del paseo marítimo y la eliminación de parte de la primera línea de edificaciones, ya que tanto el paseo como la urbanización «se encuentran construidos sobre una zona activa de la playa perjudicando de forma notable sus posibilidades de recuperación natural». Más allá, «mientras subsistan las causas», como advertía el director de Costas, sólo quedaba la opción de la aportación de arena.

En 2009, dentro de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, el jefe del Servicio Provincial de Costas, Gabriel Jesús Cuena, transmitía al presidente de la Asociación de Propietarios la contratación de una «Asistencia Técnica» con un presupuesto de 120.640 euros de cuyo resultado habría de derivarse una obra ejecutada antes del verano de 2011. Entretanto, el responsable provincial se comprometía a observar la playa «por si acaeciera alguna eventualidad que exija una corrección inmediata, «incluso aportando artificialmente arena», algo que efectivamente, como señalan los propietarios en su comunicado, se afrontó en el año 2014 con una inversión del Gobierno de Rajoy de 282.000 euros, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación de Medio Ambiente.