El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), solo podría delegar competencias en sus cuatro ediles de los 27 que componen el pleno, una situación anómala que le convierte en el regidor más poderoso de España.
El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), solo podría delegar competencias en sus cuatro ediles de los 27 que componen el pleno, una situación anómala que le convierte en el regidor más poderoso de España. - L. R.
Ayuntamiento de Granada

El pacto no escrito sume a Granada en el desgobierno con el alcalde más poderoso de España

PP y Ciudadanos siguen demorando la concreción de su acuerdo mientras Vox mantiene su amenaza de presentar una moción de censura si no entra en el gobierno del Ayuntamiento de Granada

GranadaActualizado:

Después de las infructuosas «reuniones cerradas» en Madrid entre el Partido Popular y Ciudadanos para concretar su pacto no escrito en Granada, la situación es de incertidumbre y desgobierno. El alcalde Luis Salvador, de Cs, el regidor con más poder de España en este momento al no haber delegado competencias, rompió ayer su silencio con unas declaraciones que mantienen las mismas dudas desde su investidura: incógnitas que no se despejarán hasta la semana que viene, por ahora.

Ciudadanos quiere la Alcaldía los cuatro años. El PP espera la alternancia. Y Vox, que teóricamente había rebajado sus exigencias, exige estar en el gobierno. Sobre la mesa, la amenaza de una moción de censura que supondría aupar a otro candidato de PP o PSOE, y encerrar en los toriles al miura que «flaquea», advirtió ayer Onofre Miralles en Twitter. «No lo veo», contestó el regidor, insistiendo en cerrar la puerta a Vox (aunque el lunes amagó con lo contrario) en un equipo que, afirmó, tendrá once concejales: sus cuatro ediles y los siete del PP.

Luis Salvador, que el lunes amagó con incluir a Vox en su gobierno, se niega ahora en rotundo a pesar de la posible moción de censura: «No lo veo»

Pero el cabeza de lista del PP, Sebastián Pérez, no se conforma con una vicealcaldía y se aferra a un relevo dentro de dos años. Según aseveró Salvador, «cada uno» puede tener «una visión», pero para él «lo importante es que se encuentren acuerdos». «Unos representantes dicen una cosa y otros dicen otra, porque no hay un texto», reconoció ayer el portavoz de los populares en el Parlamento andaluz, José Antonio Nieto.

«Está por cerrarse», advirtió Nieto, que aboga por «el sentido común». Para ello, PP y Ciudadanos crearán una comisión para seguir negociando sus incompatibles postulados ante el aluvión de críticas fuera y dentro de sus formaciones por la falta de transparencia con la que se están produciendo las conversaciones. Y aunque Salvador no puede presumir de poder pese a lo que sugiera el bastón de mando, la situación de Pérez es la más comprometida en este momento.

Clima de crispación

Tras recabar los peores resultados en la historia del PP en la capital, el también presidente de los populares en la provincia no ha explicado aún en su partido el «pacto del Whatsapp» con Ciudadanos y Vox para hacer alcalde a Salvador, pese a que la noche anterior sostuvo que sería él. En la madrugada del viernes al sábado, sobre las 3 de la noche, se consumó el cambio de nombre del alcaldable.

Sebastián Pérez charla con Luis Salvador antes del pleno de investidura.
Sebastián Pérez charla con Luis Salvador antes del pleno de investidura. - L.R.

Sebastián Pérez, quien renunció a hacer declaraciones en un pleno de investidura que fue el primero en abandonar, sigue ausente mientras la crisis interna del PP va en aumento. Los cargos orgánicos permanecen callados públicamente, aunque la hiperactividad de sus teléfonos delata el clima de crispación que cunde no solo entre ellos, sino también entre la militancia.