El edil Juan García Montero aspira a presidir el PP de Granada.
El edil Juan García Montero aspira a presidir el PP de Granada. - L. R.
ENTREVISTA

Juan García Montero: «La Operación Nazarí puede ser un golpe de estado»

El candidato alternativo asegura que aspira a presidir el PP de Granada sin recurrir a «juegos sucios»

GranadaActualizado:

Después de 13 años como concejal de Cultura durante el mandato de José Torres Hurtado, investigado por presunta corrupción, Juan García Montero saboreó las mieles del que es alcalde de carambola. El estallido de la Operación Nazarí en abril de 2016 le colocó al frente de la Alcaldía de Granada por unos días, antes de que Ciudadanos retirara su apoyo al PP para dárselo al PSOE. García Montero no esconde su ilusión por volver a ser alcalde algún día, pero su posición dentro del partido –que no contaría con él para futura listas– ha hecho que dé un paso adelante. Dicen que lo queda otra. Ahora, convencido de que la Operación Nazarí es poco más que un montaje, está dispuesto a arrebatar el liderazgo del PP de Granada a Sebastián Pérez. Uno y otro representan a las dos grandes familias de un partido dividido. Sólo resta saber en qué proporción.

Escribió Javier Egea, que fue amigo de su hermano el poeta, que «las historias se cuentan una vez y se pierden». ¿Será ese su caso?

—O se cuentan una vez y se quedan para la historia de la literatura, como le pasó a él. Por cierto, uno de los primeros libros con los que me imbuí en la poesía no fue de mi hermano Luis, sino de Javier Egea, con su libro «Paseo de los Tristes». Me atrapó y desde entonces ando enganchado a la literatura. Yo espero seguir aportando a la historia del Partido Popular

¿Y qué quiere aportar?

—Regeneración. No podemos estar enquistados en una sola manera de hacer las cosas. La política es dinámica en sí misma y el que no lo entienda así está equivocado. Lo que ofrecemos es adaptarnos a los tiempos.

El aparato de su partido, a nivel autonómico, provincial y local, se ha posicionado a favor de Pérez.

—La soberanía del PP reside en sus afiliados. Me preocupa más recabar esos apoyos. Estoy convencido de que en la urna habrá más votos para Juan García Montero que para Sebastián Pérez.

Es un hecho que el PP está dividido. Falta saber en qué proporción.

—No, las divisiones son un síntoma de ruptura, simplemente son maneras distintas de entender las cosas. Ahora estamos renovando. Se votarán las cuestiones en las que no estemos de acuerdo. A partir de ese momento, todos, todos unidos, sin ningún tipo de venganza, trabajaremos por las metas del PP.

¿Se compromete, si gana, a que no haya «vendetta»?

—Sí. No sería razonable, no sería bueno. El nuevo secretario general del PP de Granada dijo que este proceso debía estar alejado del juego sucio. Debo decir que hay muchos rumores en la ciudad… Hay muchas cosas que se dicen sobre la Operación Nazarí, comentarios sobre Sebastián Pérez, sobre Juan García Montero… Y aquel que quiera meter a Juan García Montero en el juego sucio se equivoca, miente. Radicalmente. No tengo nada que ver con el juego sucio, y el que esté haciendo llegar a algún líder político eso, está engañando a ese líder político. Lo subrayo, lo meto en negrita. Si me presento es precisamente para acabar con el juego sucio.

¿Qué es para usted la Operación Nazarí?

—Hay muchas maneras de explicar la Operación Nazarí. Puede ser un golpe de estado, una torpeza, una manera de aprovechar la política por parte de quien ha conquistado la Alcaldía... Debe hacernos reflexionar a los militantes. Yo he vivido los 13 años del PP en el Ayuntamiento y jamás he visto ninguna conducta inapropiada por parte de Isabel Nieto y Torres Hurtado.

Defiende la inocencia de Torres Hurtado e Isabel Nieto.

—Sí, y todos deberíamos hacerlo. Se dice que esta es la candidatura de Torres Hurtado, pero esta es la candidatura de Juan García Montero. Si gano, será porque me hayan votado los afiliados del Partido Popular, no porque nadie me haya puesto a dedo. Es curioso que quien dice eso, Sebastián Pérez en este caso, ha sido presidente sin ganar ningún congreso. Y a él le correspondería defender la inocencia de Pepe Torres por dos razones: porque ha militante y porque Sebastián Pérez llegó a ser presidente gracias a que fue Pepe Torres, junto con José Luis del Ojo, quien se lo propuso a Rajoy.

Sería kafkiano que la suya fuera la candidatura de Torres Hurtado, porque fue expulsado del PP, pero es cierto que él ha estado en alguna de sus reuniones clandestinas, y que sus apoyos provienen de afines al Torres Hurtado…

—Somos todos afiliados del Partido Popular. Eso fue una comida de amigos a la que fueron 150 o 180 personas. Amigos y militantes. En ese momento no estaba previsto impulsar ninguna candidatura y yo no tenía ninguna intención de presidir el PP, te lo digo sinceramente. Venía trabajando para que otras personas dieran el paso. Al final se consensuó que yo fuera el candidato, quizás por el conocimiento que tengo de Granada, y por una cuestión de compromiso asumí la responsabilidad que me pidieron mis compañeros.

Usted faltó el otro día al pleno en el que el Ayuntamiento decidió personarse como acusación en el caso Nazarí. También se ausentaron otros tres ediles populares en ese punto por razones de conciencia. ¿Teme que el partido le expediente, como quiere la dirección provincial?

—Difícilmente se puede expedientar a alguien que en 13 años sólo he faltado a un pleno y por estar enfermo.

¿Espero que la gente se crea que usted estaba enfermo?

—Ese es problema de la gente. Me ofende que alguien pueda pensar que no digo la verdad. Sobre todo cuando Sebastián Pérez, que me acusa de esto, ha faltado 40 veces o más sin ningún tipo de justificación. He sido portavoz del grupo municipal y jamás se me hubiera ocurrido hacer un informe sobre eso. El único alcalde que ha firmado un papel para la personación he sido yo. Yo ya hice que el Ayuntamiento se personara cuando estuve de alcalde en funciones. Lo que hizo el Ayuntamiento el otro día fue una cosa rocambolesca: delegar en el pleno las competencias del alcalde para que los concejales levantaran la mano. Y yo no tengo ningún problema en levantar la mano.

Está convencido de que Sebastián Pérez se retirará antes del congreso.

—Creo que sí. Por motivos obvios, se retirará al no tener la confianza de la mayoría de los militantes del PP en el proceso previo a la elección del candidato.