Desembalse de agua en el pantano del Guadalmellato
Desembalse de agua en el pantano del Guadalmellato - Valerio Merino
Agricultura

La CHG permitirá regar en otoño en Córdoba si no llueve durante el verano

El órgano de cuenca aumenta la dotación de desembalses ante las buenas previsiones que se manejan en los pantanos

CórdobaActualizado:

Los regantes afrontan la próxima campaña de verano con más tranquilidad que otros años debido a que las dotaciones de agua aprobadas por la Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) son más cuantiosas que en otros años, aunque los productores consideran que estas cifras podrían haberse mejorado algo y que la cuenca requiere de ciertas reformas para un mejor funcionamiento, sobre todo en el apartado de nuevas infraestructuras.

El organismo regulador aprobó en su última reunión celebrada el pasado 16 de mayo una dotación máxima de 5.400 metros cúbicos por hectárea para el periodo que se inició en abril y que concluirá el 30 de septiembre. Son 900 metros cúbicos más respecto a lo fijado en la sesión que tuvo lugar un mes antes. El desembalse se mantenía en 1.260 hectómetros cúbicos. La CHG justificó esta decisión en «la ligera mejoría en la situación de la cuenca tras las lluvias de abril, un 68 por ciento superior a la media histórica».

Una de las novedades más importantes este año es que esta entidad dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica prevé un volumen «adicional», como así señalaron, de entre 30 y 40 hectómetros cúbicos para octubre en función del nivel de precipitaciones que se registren en los meses precedentes. El secretario general de la la Asociación de Regantes de Andalucía (Feragua), Pedro Parias, destacó a ABC la importancia de esta dotación fuera del periodo tradicional para cultivos como el olivar o los cítricos en Córdoba. «Es una medida muy positiva porque si no llueve en septiembre la arboleda necesita agua para desarrollarse», subrayó el dirigente.

Esta organización lleva tiempo demandando que los ciclos temporales de riego no acaben al concluir el verano, sino que se alarguen hasta final del año porque los requerimientos de muchos cultivos se extienden hasta ese momento. Parias apuntó que esta dotación aprobada por la CHG para octubre es un primer paso en esa dirección, aunque abogó por profundizar en ese aspecto.

En general, en Feragua se sienten satisfechos con las aportaciones de agua establecidas para este año, aunque consideran que se podría haberse incrementado la cantidad final en 100 metros cúbicos por hectárea debido a que algunas zonas pueden quedarse al límite con las dotaciones aprobadas, además de que se ha producido un ahorro de agua, ya que la CHG preveía que durante el mes de abril el consumo por parte de los regantes iba a ser de 130 metros cúbicos por hectárea, pero finalmente sólo se han necesitado 30 gracias a las precipitaciones que se registraron ese mes, según informó Parias. En este sentido, destacó el esfuerzo de los productores en la modernización de sus plantaciones.