Lidia Piñeiro, trasplantada de Médula en el Reina Sofía de Córdoba
Lidia Piñeiro, trasplantada de Médula en el Reina Sofía de Córdoba - VALERIO MERINO
SALUD

Lidia Piñeiro, trasplantada de médula en Córdoba: «Gracias a mi hermana puedo contarlo»

El Hospital Reina Sofía de Córdoba celebra los 40 años desde su primer trasplante

CÓRDOBAActualizado:

En 2019 se cumplen 40 años del primer trasplante de órganos en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, un trasplante de riñón que dio el pistoletazo de salida a «una carrera impresionante» que ha continuado a lo largo del año, en el que el centro hospitalario realizó 198 transplantes de órganos y otros 161 de tejidos.

Uno de esos casos fue el de Lidia Piñeiro, una cordobesa que tenía 32 años cuando le diagnosticaron un tipo muy agresivo de leucemia. «Fue un palo muy grande. Se te para el tiempo, la vida sigue pero tú no formas parte de ella», ha contado la joven, que ha expuesto su experiencia en el acto de presentación del programa con el que el Hospital conmemora esta efeméride. Sus dos hijos fueron, dice, sus «fuerzas» y sus «ganas de salir adelante».

«Mi hermana por parte de padre era la única persona del mundo compatible. En el banco de donantes no había nadie»

Tras duros ciclos de quimioterapia la enfermedad se fue parando, y en febrero de 2018 pudo beneficiarse de un trasplante gracias a una serie de coincidencias que más parecen el argumento de una novela. Lidia y su madre fueron abandonadas por su padre cuando ésta sólo tenía dos años. Con el tiempo descubrió que su progenitor tenía una hija, a la que se empeñó en conocer cuando Lidia tenía 19. Años después, cuando la leucemia atacó a esta cordobesa, su hermana por parte de padre resultó ser la pieza que completaría su puzzle.

Piñeiro, en el Reina Sofía
Piñeiro, en el Reina Sofía- V. M.

«Ella era la única persona del mundo con una médula compatible. La única en el mundo, porque en el banco de donantes no había nadie. Gracias a ella hoy estoy aquí y puedo contarlo», afirma Lidia, que cuenta cómo de no haber decidido conocer a su hermana, que vive en Barcelona y ahora tiene 18 años, aún seguiría buscando a un donante.

Esta difícil experiencia ha cambiado su forma de ver la vida. «Te das cuenta de lo que verdaderamente importa, vivimos siempre mirando la hora y no valoramos las cosas que tenemos», defiende Lidia Piñeiro, que ahora tiene 34 años y siente cómo poco a poco vuelve a ser la persona que era antes de la enfermedad.

El de Lidia Piñeiro es uno de los 1.821 trasplantes de médula que el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha realizado desde aquel primer caso. En total han sido unos 7.800 trasplantes, de los cuales 4.649 fueron de órganos y 3.124 de tejidos, todo ello gracias a 1.034 donantes que han contribuido a la mejorar la salud de otras personas.