Trigo en crecimiento en una plantación
Trigo en crecimiento en una plantación - Abc
Agricultura

Empresas de Córdoba participan en un ensayo para mejorar la calidad del trigo duro

Un grupo operativo liderado por Agrovegetal busca dar más valor al cultivo

CórdobaActualizado:

Un trigo duro de mayor valor añadido. Ese el objetivo del grupo operativo que coordina la empresa Agrovegetal con la colaboración de Pastas Gallo, las Cooperativas Agroalimentarias, el Ifapa. Este grupo está trabajando con semillas de empresas con presencia en Córdoba como Eurosemillas o Limagrain. La cave es hallar una variedad de trigo duro que aporte mucha más calidad que es lo que está pagando la industria. «Los agricultores apuestan por las variedades más productivas que no siempre son las de mayor calidad», explica el director de Agrovegetal, Ignacio Solís.

Dar la vuelta a esta situación y conseguir que «Andalucía produzca grandes partidas de trigo duro de la mayor calidad para poder abastecer a la industria -evitando las importaciones de otros países- y llegar incluso a exportar granos» es la finalidad que mueve a este Grupo Operativo, que asume su segundo año de ensayo de nuevas variedades en campo.

La industria semolera busca trigos clasificados como del grupo uno, es decir, que tengan alta la vitrosidad (+80%), el contenido en proteínas (+13%) y el peso específico (+80 kg/hl), pero además, «el color amarillo de la sémola y la fuerza del gluten son parámetros indispensables para la industria, y éstos van ligado sólo a la variedad, por lo que es muy importante elegir bien qué semilla sembrar», destaca el director de Agrovegetal.

Se han probado diez variedades de trigo duro en cinco localidades andaluzas (Écija, Córdoba, Conil, Escacena del Campo y Jerez de la Frontera) en condiciones de secano, se han seleccionado seis variedades de trigo duro por su «muy alta calidad» y por los altos rendimientos obtenidos.

De hecho, se han conseguido producciones que superan de media las cuatro toneladas por hectárea, cosecha similar a la que se logra con otras variedades de menor calidad. Se trata de seis variedades ya presentes en el mercado y que estarían «al nivel de los mejores trigos canadienses», recalca Solís. Son Calero, Carpio, Don Norman, Don Valentín, Euroduro y Kiko Nick. Las cuatro primeras pertenecen a Agrovegetal, Euroduro es de la empresa obtentora Eurosemillas y Kiko Nick del Grupo Limagrain.

Por tanto, la asignatura pendiente en el campo andaluz es «poner en valor partidas grandes y homogéneas de variedades con alto color amarillo y alta calidad de gluten en la sémola, tal como hacen en los principales países exportadores del mercado en estos momento».