Un cartero entra a la sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba
Un cartero entra a la sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba - Valerio Merino
POLÍTICA

Elecciones Municipales Córdoba | Ambrosio a García, sobre Urbanismo: «Es un muro infranqueable»

ABC repasa las propuestas que ya han puesto sobre la mesa socialistas, PP, Cs y Vox para mejorar la gestion de la Gerencia

CórdobaActualizado:

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba, dirigida por IU, ha sido una de las protagonistas del mandato que se acaba, aunque muy a su pesar. Distintas controversias la han rodeado, pero la fundamental ha sido su colapso en la concesión de licencias. Es un problema grave porque lastra la ya de por sí maltrecha economía local.

Así que no extraña que los partidos vayan lanzando sus propuestas respecto a este ente municipal. Mejorar su funcionamiento se perfila como un gran «ogro» que tendrán que combatir en cuanto a la gestión los partidos que dirijan el Consistorio el próximo mandato. El último que ha lanzando sus medidas es el PSOE, y lo ha hecho con un perfil llamativo, pues no tiene problema en incurrir en una crítica al que es su socio en el bipartito.

En su programa, hay un apartado dedicado a Urbanismo. En él, los socialistas sostienen que «apostamos por un cambio profundo en la filosofía con la que se gestiona» la Gerencia, tarea de IU. Ese giro de timón tiene como meta que «se ponga el urbanismo al servicio de una economía que cumpla fines sociales, como la creación de empleo digno, y no actúe, como pasa muchas veces, como un muro infranqueable».

En la línea crítica con la coalición de izquierdas, añade en el documento en el que plasma sus compromisos con la ciudadanía que «queremos convertir la Gerencia en un motor para el desarrollo económico de la ciudad». Recuerdan los socialistas que es una pieza «clave» para agilizar y facilitar «la puesta en marcha de proyectos por parte de empresarios, autónomos y emprendedores». Por ello, defienden categóricos, desde la candidatura de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, hay que «engrasarla y ponerla a funcionar al cien por cien».

Los socialistas plantean un paquete de medidas. Una es «el refuerzo de la plantilla de empleados» de la Gerencia. En otras dos medidas que plantean los socialistas para mejorar la situación de la Gerencia juegan con ventaja, pues, a priori, están encarriladas. Por un lado, indican que, de seguir en el gobierno de la ciudad, culminarán el proceso de aprobación de la ordenanza que debe servir para agilizar la concesión de los permisos. En este mandato, ya sólo podrá ver la luz verde inicial y será la próxima Corporación la que decida definitivamente. Y su elaboración supuso una importante crisis entre el PSOE e IU en el cogobierno. Cansados de las quejas de los colectivos empresariales y de los colegios de arquitectos o aparejadores, en la primavera de 2018 la alcaldesa llegó a anunciar su propia norma municipal para mejorar los plazos.

Las medidas del PP

Igualmente, el PSOE aboga por implantar una administración electrónica eficaz para tramitar las licencias y expedientes urbanísticos. De nuevo, actúa con red bajo sus pies. El Consistorio cuenta con fondos europeos para ello y está previsto que los citados mecanismos de administración electrónica se activen a lo largo del presente año.

El PSOE es sólo uno más en la lista de partidos que proponen cambios en este ente municipal. El PP ya presentó esta semana un decálogo de actuaciones que acometerá, si alcanza la Alcaldía, para combatir la demora en la concesión de licencias.

El alcaldable del PP ejemplificio esta semana la hora del cambio en Urbanismo
El alcaldable del PP ejemplificio esta semana la hora del cambio en Urbanismo - ABC

Destacó la de hacer una interpretación que permita que haya más supuestos que se tramiten por declaración responsable -se da el permiso de forma automática, sometido a una posterior inspección-. El actual máximo responsable de Urbanismo alega que eso es lo que han hecho con la ordenanza que está en tramitación.

Pero el alcaldable popular, José María Bellido, rechazó ese análisis. Consideró que la futura norma municipal es «absolutamente insuficiente»: «La declaración responsable está infrautilizada, incluso con la ordenanza que se aprobará».

En la comparecencia para explicar estas medidas, el número uno del PP sostuvo que duplicarán, además, el «equipo de Licencias» en Urbanismo. Se trata, profundizó, de «ganar personal para tramitar expedientes cuando hay otros servicios en la Gerencia que no necesitan ahora tantos efectivos». A esto unió el nombramiento de un directivo en la Gerencia cuyo cometido será «agilizar los procesos de otorgamiento de autorizaciones».

Los populares, igualmente, elaborarán una jerarquización en la concesión de licencias, porque hoy las prioridades se establecen, denunciaron, por «el capricho del edil de Urbanismo y el gerente de la Gerencia [Emilio García]». Y advirtieron de que rebajar el periodo de concesión de las licencias -«Lo que se tardan ahora en dar no se sabe»- a un plazo de «entre cuatro y seis meses es un objetivo viable».

Las propuestas de Cs y Vox

En la necesidad de cambios viene insistiendo Cs. Sin ir más lejos, ayer cuando presentó sus compromisos con Córdoba [ver página 20], incluyó el de la «reforma de Urbanismo». Así, plantean una auditoría sobre la gestión de este ente municipal; la puesta en marcha de una ordenanza sobre declaración responsable -no apoyan la del cogobierno- o la creación de un cuerpo de inspección y un plan en esta materia -un problema de la Gerencia es que las declaraciones responsables se conceden pero la posterior supervisión que debe hacer Urbanismo se eterniza-. La fuerza naranja plantea que se den las autorizaciones en un mes.

Vox también está aludiendo en sus mensajes a este ente municipal, al que su alcaldable, Rafael Saco, tildó de «verdadero cáncer para la creación de empleo». En el avance de su programa, dentro de su apartado de medidas urgentes para crear empleo, esta fuerza emergente defiende la «funcionarización del servicio de Licencias de la Gerencia». Esta actuación está ligada a que, como ha advertido la Intervención, buena parte de la plantilla de Urbanismo incurre en fraude de ley por la forma en que accedió al puesto, lo que obligaría a convocar oposiciones.

Además, en una nota reciente, Vox consideraba necesaria una auditoría de las áreas de la Gerencia de Urbanismo. Igualmente, abría la puerta a externalizaciones de sus servicios, vía concurso público. La meta que se fija el partido de Santiago Abascal es que la concesión de los permisos se dé en el plazo máximo de tres meses.