El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, durante un Pleno de la institución provincial
El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, durante un Pleno de la institución provincial - Álvaro Carmona
ELECCIONES MUNICIPALES

Elecciones Municipales Córdoba | La batalla por la mayoría absoluta de la Diputación se juega en la capital

El PSOE opta a recuperar todo el poder, pero tendrá que imponerse en el partido judical de la capital

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gobierno de la Diputación Provincial de Córdoba tras las elecciones del 26 de mayo tendrá en la disputa del voto en el partido judicial de Córdoba su punto de partido para el PSOE, principal candidato a revalidar el gobierno de la institución provincial. Actualmente, los socialistas, con Antonio Ruiz al frente, poseen 12 escaños y cogobiernan la institución gracias al pacto con IU en 2015 para integrar sus tres diputados y garantizar un mandato estable y sin sobresaltos. Ahora, con un PSOE cotizando al alza, todo apunta a que las aguas vuelvan a su cauce y, tal y como ha ocurrido siempre en la institución provincial en su historia democrática, salvo en el periodo de 2011 a 2015 con el gobierno en solitario del PP, la Diputación vuelva a ser «feudo» socialista.

La victoria del PSOE se intuye más que probable y su alcance se definirá en la «batalla» que se libre con el PP en el partido judicial de Córdoba, que incluye a la capital, a los ochos municipios del Alto Guadalquivir y a los de Villaharta, Cardeña, Castro del Río, Espejo, Obejo y Villaviciosa. En total, 15 municipios cuyos votos aportan la mitad de sillones de la Corporación provincial, es decir, 13 diputados. En las pasadas municipales, en PP fue el partido más votado, con 59.722 votos, lo que le otorgó 5 diputados. El PSOE obtuvo cuatro, con 45.773 votos; IU logró dos, y Ganemos Córdoba (partido que no concurrirá en estas elecciones) y Ciudadanos se llevaron uno respectivamente.

Pulso PSOE-PP

El ascenso de Ciudadanos y el auge de Vox tienen un mismo efecto: restar votos al PP. Por su parte, la desaparición de Ganemos, que se cae de la pugna electoral por una decisión judicial, apunta a que beneficiará a PSOE e IU por el «voto útil» de los más de 18.400 votantes que en las pasadas municipales se decantaron por la agrupación de electores. Los resultados de las pasadas elecciones generales no pueden extrapolarse a pies juntillas pero sí pueden servir para marcar una tendencia.

Donde sí está claro que será un pulso entre PSOE y PP es en los nueve partidos judiciales restantes, donde se elige uno (en el caso de de las cabeceras de Cabra, Peñarroya-Pueblonuevo, Priego y Baena) o dos (Lucena, Montilla, Posadas, Pozoblanco y Aguilar de la Frontera). Pese al auge de Vox y Ciudadanos en la provincia, ambos partidos no presentan candidaturas en todos los municipios. Y basta con el ejemplo de IU, con candidatos en la práctica totalidad de los municipios y que en las pasadas elecciones sólo aportó un diputado a la Diputación, que se logró con los 10.507 votos cosechados en la cabecera de Montilla.