Un usuario cordobés de coche eléctrico en un punto de recarga
Un usuario cordobés de coche eléctrico en un punto de recarga - ÁLVARO CARMONA
Movilidad y futuro

Córdoba es de las últimas provincias de España en número de puntos de carga para vehículos eléctricos

En la provincia hay ya ayuntamientos que quieren contar con puntos propios, pero necesitan ayudas públicas

CórdobaActualizado:

El cambio en los turismos y furgonetas está ya a la vuelta de la esquina. Lo que antes parecía impensable ahora empieza a ser una realidad (algo incipiente aún), pero los combustibles fósiles parecen tener los días contados frente al empuje de las energías limpias, incluso en la movilidad. De este modo los coches eléctricos e híbridos quieren empezar a tomar el relevo de los tradicionales y están demostrado ser una más que aceptable alternativa. Salvo por la logística, que sigue siendo bastante limitada en lo que a eléctricos se refiere.

Los datos que obran en manos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) señalan que en la que va de año se han matriculado en la provincia 41 vehículos eléctricos, frente a los 28 de 2017, es decir un incremento del 31%.

No supone a día de hoy una gran flota, aunque a cambio pueden cubrir las necesidades de los sólo 19 puntos de recarga que hay en toda la provincia, de los que únicamente dos están en municipios de la provincia y el resto en la capital. Grandes poblaciones de referencia como Lucena o Puente Genil no cuentan por el momento con formas para abastecer las baterías de los vehículos eléctricos.

Con esas cifras la provincia cordobesa se sitúa a la cola de Andalucía en puntos de conexión para recargar este tipo de vehículos y en comparación con el resto del país, está por delante de Teruel (18), Segovia (16), Ciudad Real (15), Guadalajara (15), Albacete (14), Soria (14), Lugo (11), Zamora (8), Melilla (3) y Ceuta (1).

Frecuencia para repostar

Los propietarios de algunos de estos puntos indican que las frecuencias de carga demuestran que hay un ligero incremento en el interés por adquirir estos vehículos, ya que si, por ejemplo, al principio la carga la realizaba un vehículo al mes, «ahora es raro el día en que no venga al menos un cliente a repostar», señalan desde la Arruzafa, pionera hace cinco años en la ubicación de puntos de carga en la ciudad. También en el Córdoba Center se recargan algunos vehículos, pero con una frecuencia muy inferior, de uno a la semana. Confirma estos datos el periodista Fran Durán, quien, además, es delegado en Córdoba de la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos de España.

Por el momento, los puntos en hoteles están pensados para sus clientes, pero también están abiertos a día de hoy al resto de usuarios que necesiten recargar el coche. Se trata de un servicio gratuito, por el momento, pero que en el futuro, cuando la cifra de vehículos vaya en aumento, «tendrá que dejar de serlo», indicaron al alimón en ambos hoteles.

De hecho, en palabras de Durán, uno de los puntos débiles del eléctrico, junto a la autonomía, frente al resto de vehículos actuales es la escasez de puntos de carga que hay. «Hay ayuntamientos de la provincia que esperan a tener algún tipo de ayudas, porque en Córdoba se quiere potenciar la movilidad eléctrica y, por ejemplo, en los parking solo cuentan con carga lenta y muchos ni siquiera están operativos», como es el caso de la Victoria.

Así uno de los consistorios que pretende instalar estos puntos es el de Lucena, aunque en principio opta por la carga lenta. Todo un riesgo, ya que se tarda un mínimo de tres horas en repostar (en algunos casos un 10% de la batería cada hora), «mientras que si en Montilla se optara por una rápida o semirrápida, Lucena se quedaría sin esa clientela». Las marcas de vehículos no obstante, ya se están poniendo las pilas y están fabricando vehículos para una autonomía de 300 kilómetros que en 2019 alcanzarán los 500.