Estación de mercancías de Córdoba
Estación de mercancías de Córdoba - Valerio Merino
Economía

Córdoba llega tarde al debate de la logística

La presión de la alcaldesa contrasta con la realidad del camino abierto por otros territorios

CórdobaActualizado:

La alcaldesa ha tocado a rebato a los agentes sociales para que movilicen a sus bases y sus influencias para que Córdoba no pierda el tren de las inversiones del corredor Central. Se trata, es cierto, de un debate estratégico. También de una realidad: la mayor parte de territorios llevan años, si no décadas, realizando un trabajo proactivo para demostrar que la inversión en el tren de mercancías es una necesidad para sus respectivas economías.

Es lo que ocurre, por ejemplo, en Cataluña o Valencia con grupos de presión perfectamente organizados que trabajan en los despachos de Madrid y Bruselas a favor del Corredor Mediterráneo. Es el caso de Ferrmed, un acreditado grupo de presión en favor de estas instalaciones. Durante mucho tiempo, fue la voz del empresariado valenciano que reclamaba mejores conexiones con el resto de Europa para sus productos agrícolas e industriales.

El llamado Corredor Central, con un ramal portugués, es una «autovía» de mercancías por ferrocarril que une Algeciras con Canfranch por Córdoba, Madrid y Zaragoza. Dispone de doble vía en muchos tramos aunque tiene el gran déficit de precisar de un túnel en los Pirineos para desbloquear los actuales pasos del País Vasco. El Mediterraneo tiene su centro de operaciones en la costa del Levante hasta Bobadilla de donde sale un enlace hasta el Campo de Gibraltar. Si uno tiene la relevancia del interior, el otro conecta todos los grandes puertos del Mediterráneo: Algeciras, Valencia o Barcelona.

Todos los territorios llevan años intentando que las inversiones se lleven a cabo de forma prioritaria donde más relevancia tienen. La política de infraestructuras también es política y quien trace la raya puede tener ventajas competitivas relevantes. Zaragoza, por ejemplo, fortaleció sus infraestructuras logísticas y presiona por el Central. Barcelona, que cuenta con el hecho característico de las presiones nacionalistas, por el Mediterráneo.

Córdoba empezó hace muchos años el camino logístico pero sus logros son pequeños. El Parque Logístico creado por la Junta ha mostrado no pocos problemas, uno de los cuales es el de la conexión ferroviaria. La Junta optó, ante la insuficiencia de medios, por no pagar la tecnología intermodal. Fue un error que empieza a verse ahora cuando las grandes navieras (MSC, Maersk) han empezado a operar en la estación de El Higuerón.

El PSOE trabaja en un plan alternativo que es crear un parque logístico bis. En la misma zona pero buscando terrenos más propicios para el intercambio de mercancías con el tren. Y, sobre todo, con parcelas más grandes que permitan tirar de operadores con necseidades de suelo. En Andalucía, sin embargo, la gran apuesta sigue siendo Antequera que es como Córdoba punto de confluencia. En la ciudad malagueña han persistido y han contado con unas influencias que la capital nunca ha tenido.