Cordobeses esperan turno para ser atendidos en Atención Ciudadana
Cordobeses esperan turno para ser atendidos en Atención Ciudadana - VALERIO MERINO
MUNICIPAL

El Ayuntamiento de Córdoba está a la cola de las grandes ciudades en administración electrónica

El Consistorio ocupa la plaza 18 de 21 de todo el país, con un cumplimiento de las normas de esta materia del 45%

CÓRDOBAActualizado:

El Ayuntamiento de Córdoba obtiene un claro suspenso en administración electrónica, según el informe elaborado en esta materia por la prestigiosa consultora EY (Ernst & Young). El trabajo aborda cuestiones de las instituciones como los portales web, la sede electrónica, las comunicaciones y notificaciones digitales o la firma electrónica.

EY acaba de publicar el primer estudio sobre administración digital hecho desde la perspectiva del ciudadano y la empresa como usuarios, analizando la gestión de los trámites «on line». En él, pone la lupa sobre 17 comunidades autónomas, 52 diputaciones y los 21 principales ayuntamientos de España, entre los que se encuentra el de nuestra capital.

El informe llega a la conclusión de que todas las instituciones públicas estudiadas suspenden a día de hoy a la hora de cumplir todos los requerimientos básicos (son medio centenar) recogidos en la normativa sobre la materia. Son las Leyes 39/2015, de Procedimiento Administrativo Común, y 40/2015, de Régimen Jurídico del Sector Público. Desde Ernst & Young, se recuerda que estas normas suponen «un cambio de paradigma en la prestación de los servicios públicos y el trabajo de las Administraciones españolas y sientan las bases para su funcionamiento digital». Algunos preceptos de estas leyes están ya vigentes y el resto deben estar en vigor en octubre de 2020, tras la moratoria aprobada a finales de 2018.

Los preceptos a los que obliga la normativa deben estar en vigor en octubre de 2020

El estudio señala a los consistorios de «Mérida, Elche, Sevilla, Córdoba y La Coruña como los menos avanzados en funcionamiento digital». No en vano, la capital ocupa en el ránking el puesto 18, con un índice de cumplimiento del 45,1%. Y se queda a años luz del primer clasificado, el Ayuntamiento de Valencia que es el que más se aproxima al modelo de materialización básico con un 87%.

Ese peor nivel de cumplimiento lo registra Córdoba en tres apartados: en expedientes y archivos electrónicos e identidad digital y firma electrónica (la legislación exige que los poderes públicos no sólo ofrezcan sistemas de identificación y métodos de rúbrica eficientes, sino que asistan a los ciudadanos y empresas en su uso para que puedan relacionarse correctamente con las instituciones) y en comunicaciones y notificaciones. Este último campo se centra en el empleo efectivo de los medios electrónicos para notificar a la ciudadanía resoluciones dictadas y actos administrativos.

En el nivel naranja, el de grado medio de cumplimiento, están los parámetros de asistencia (canales puestos a disposición de los usuarios para que se relacionen por medios electrónicos con la Administración); sede electrónica (alude a la necesidad de contar con una dirección electrónica disponible para relacionarse con la institución a través de dicha sede) y registro (sistemas para realizar de forma digital la certificación de entrada y salida de documentos o mecanismos que permitan al usuario apoderar a terceros).

Por último, la única «medalla» verde, la del nivel de cumplimiento alto, la logra el Consistorio cordobés con su portal web (punto de acceso por Internet a la información publicada y, en su caso, a la sede electrónica).

En la piel del ciudadano

Dos expertos de esta reconocida firma ahondaron para ABC en el contenido del estudio: Manuel Márquez, socio responsable de Consultoría de Sector Público en EY, y Luis María Bautista, «senior manager» de Consultoría de Sector Público en EY. Recordaron que el enfoque del estudio es situarse «en los zapatos» de un ciudadano o de una empresa que quiere realizar trámites con una Administración.

En el caso del Ayuntamiento de Córdoba, indicaron que accedieron al portal web y a la sede electrónica, pero empezaron a «tener problemas cuando nos tuvimos que identificar y realizar la firma de documentos». En diferentes momentos, intentaron formalizar ese paso, pero «el sistema se quedaba colapsado». «La pantalla se bloqueaba», relataron, con lo que no pudieron seguir adelante.

El colapso del sistema y la falta de soporte técnico puntuaron en contra del Consistorio en el examen de EY

Puntuó igualmente en contra del Consistorio que, aunque debe haber un mecanismo de atención al ciudadano para no quedarse paralizado cuando está haciendo una gestión, en el caso de Córdoba han identificado que «hay una falta de soporte técnico» con este fin. La imposibilidad de realizar la identificación y firma de documentos llevó a que Capitulares también obtuviera mala calificación en otros apartados. Por ejemplo, sin superar ese paso, no se puede recibir la notificación del trámite realizado, otra de las cuestiones que se valoraba por EY.

Los expertos de Ernst & Young incidieron en que el apartado de «identificación y firma», en el que se quedó literalmente atascado el Ayuntamiento de Córdoba, es de «los elementos más conflictivos en tramitación electrónica en España en general».

Pese a la mala calificación obtenida por la capital, el aspecto positivo es que Márquez y Bautista apuntaron que «entendemos que el Consistorio cordobés de un modo fácil y rápido, en cuanto trabaje en mejorar los elementos de identificación y firma, con toda probabilidad mejorará muchísimo en la tramitación digital». Añadieron que debe «afinar su estructura». «Conceptualmente su modelo está bien orquestado, pero en algunos elementos muy relevantes muestra dificultades».